CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Declaración de la Representante de la delegación de la República de Cuba, Sra. Claudia Pérez Alvarez, en el Tema 65: Promoción y Protección de los derechos de los niños 64 AGNU. Tercera Comisión. Nueva York, 15 de octubre del 2009

Sr. Presidente:

Este año se cumple el XX aniversario de la adopción de la histórica Convención de los Derechos del Niño. A ello se suma la importante Cumbre Mundial de la Infancia, y el proceso de la Cumbre de la Infancia más 10 años.

Como resultado de la grave crisis económica y financiera actual, millones de niños sufren por el aumento del hambre, la pobreza, la desigualdad y la exclusión social. Sólo antes de la crisis se calculaba que casi 218 millones de niños mayores de 5 años trabajaban en nuestro planeta, de ellos 126,3 millones laboraban por bajos salarios, sin protección, en sectores como la minería y la agricultura, mientras que otros son víctimas del tráfico de órganos, la pornografía y la prostitución infantil, la violencia, la explotación sexual, etc.

Hemos observado que continuó la reducción de la tasa de mortalidad de los niños y niñas menores de cinco años en 2008. Los datos de UNICEF revelan un descenso de un 28% en la tasa de mortalidad de menores de cinco años. Según estos cálculos, la cifra absoluta de muertes infantiles en 2008 se redujo a alrededor de 8,8 millones. Pero no hay espacio para festejos. La gran mayoría de esas muertes pudieron haberse salvado.

Muchos son los desafíos por delante para alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio 4, a saber, reducir en dos tercios la mortalidad de niños menores de cinco años a escala mundial entre 1990 y 2015. También tenemos la responsabilidad de luchar por un mundo en que no mueran, como morirán hoy, 20 000 niños de hambre cada día. Un mundo en el que puedan ir a la escuela los 80 millones de niños que hoy no pueden hacerlo.

Sr. Presidente:

Luego de cincuenta años de haber triunfado en Cuba un sistema social más justo y equitativo para todos, en el año 2008 alcanzamos la más baja tasa de mortalidad infantil de toda nuestra historia, a saber 4,7 por mil nacidos vivos. Antes de 1959, la tasa de mortalidad infantil en Cuba era de 60 por mil nacidos vivos.

Este resultado ha sido alcanzado a partir de un sistema de salud pública que descansa en la idea de satisfacer las necesidades del pueblo, sin que medien elementos mercantiles ni económicos.

Los cinco factores que caracterizan el sistema de salud cubano son la voluntad política a favor de la salud; el acceso universal y gratuito de la atención en salud para todos; la formación creciente de recursos humanos; el desarrollo de los avances científico-técnicos para el control de las enfermedades y la movilización social en tareas de promoción y prevención sanitaria.

Entre diversas medidas que hemos impulsado, podemos mencionar la atención prioritaria a las madres y los niños; la dedicación de los trabajadores de la salud; la integración de la atención primaria y la infraestructura hospitalaria; la vacunación contra 13 afecciones prevenibles; la detección de dolencias congénitas a tiempo, etc.

Los logros alcanzados son también resultado del esfuerzo extraordinario del pueblo cubano a pesar de las graves consecuencias del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos durante más de medio siglo en contra de la voluntad de la comunidad internacional, que cada año exige el fin de ese genocida bloqueo en el marco de la Asamblea General.

Cabe señalar que, entre mayo del 2008 y abril del 2009, las afectaciones al sector de la salud pública cubana ascendieron a 25 millones de dólares. Actualmente los hospitales infantiles cubanos enfrentan serios obstáculos para la adquisición de materiales apropiados para niños pequeños. Por sólo citar un caso, podemos decir que los niños cubanos que padecen de leucemia linfoblástica se han visto imposibilitados de utilizar el medicamento Erwinia L-asparaginasa, conocido comercialmente como Elspar, ya que a la Empresa farmacéutica norteamericana Merck and Co, el Gobierno de Estados Unidos le niega la posibilidad de vender este producto a Cuba.
El Cardiocentro Pediátrico “William Soler” se ve imposibilitado de adquirir dispositivos como catéteres, coils, guías y stents, que se utilizan para el diagnóstico y tratamiento por cateterismo intervencionista en niños con cardiopatías congénitas complejas. A las empresas norteamericanas NUMED, AGA y BOSTON SCIENTIFIC, se les prohíbe la venta de estos productos a Cuba. La lista de niños cubanos a ser operados a corazón abierto el año pasado, se incrementó en 8 nuevos casos.
Sr. Presidente:

La mayor forma de violencia contra los niños y las niñas es negarle el derecho a un futuro seguro, es negarle salud, educación, alimentos y formas sanas de recreación.

Mientras no se apliquen políticas donde prevalezca la cooperación internacional y la solidaridad internacional, mientras unos pocos se enriquezcan y otros tantos millones sufran la pobreza; nuestra infancia y el futuro de la humanidad están en peligro.

Muchas Gracias.

(Cubaminrex-Misión ONU)


<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster