CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

ALBA, genuinamente nueva


 CUBA, 15 de febrero de 2012. La recientemente celebrada XI Conferencia Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), realizada en Venezuela, ha dejado no pocas huellas y señales altamente positivas.

  Vale reiterarlo, sobre todo cuando algunos se entretienen en agarrarse de
alfileres para denostar de la entidad que no solo ha mostrado probada
eficacia en su desempeño económico, social y político, sino además coloca en
primer plano el rostro bien diferente asumido por este proyecto latinoamericano el cual, sin obviar el estudio de múltiples experiencias, no deja atrás ni soslaya sus raíces, el terreno por donde desanda ni las autóctonas características del escenario sobre el cual debe influir.

  No es ocioso subrayar que esa lucha por la objetividad resulta
precisamente una de las muchas veces olvidadas premisas que los padres de la
teoría revolucionaria demandaron siempre de sus seguidores: los pies sobre
la tierra como garantía de exactitud, juicios valederos y efectividad de
acción.
 Lo reflejan en sus frescas voces e ideas no pocos de los nuevos
gobernantes progresistas cuyas naciones forman parte del ALBA,
característica que, para suerte de todos, trasciende a otros mandatarios
quienes si bien no se han sumado aún al conglomerado nacido por iniciativa
de Venezuela y Cuba en 2004, para nada son ajenos a los principios de
unidad, verdadera participación popular, justicia social e independencia,
tan caros a las más válidas figuras de la historia regional.

  En las acciones que acomete el ALBA, por tanto, no parecen tener cabida
las interpretaciones dogmáticas, la importación  y aplicación impensadas de
modelos y experiencias, la copia al calco ni la evaluación superficial,
apresurada y voluntarista de escenarios y posibilidades.
  Dado el complicado terreno económico, por ejemplo, el estado como
representante de la sociedad asume las actividades y ramas estratégicas como
medio de preservarlas de la apetencia foránea o de grupos internos de poder,
a la vez que lograr justo uso de los beneficios que reportan.

  No obstante, de manera extendida y desprejuiciada, se garantiza al unísono
el apoyo a la gestión creadora y debidamente organizada de otros sectores
económicos internos capaces de sumar a la obra de prosperidad y avance
nacionales, no como práctica transitoria y meramente táctica, sino como
parte del modelo muy a tono con la realidad y la lógica de nuestro devenir.
  Es, en pocas palabras, la conjunción de fuerzas ajena a todo tipo de
prácticas excluyentes a ultranza.

  De manera que el trabajo y los frutos del ALBA en los terrenos económico,
social y político, están también impulsando la manera más clara y objetiva
de percibir la realidad para hacer de su transformación la obra lo menos
lastrada posible por entuertos, golpes, traspiés, pifias y crasos retrocesos.

 En ese esfuerzo, del que deben beber y aprender todos y cada uno de los
integrantes de esta alianza que ha sido calificada por los movimientos
sociales globales como modelo altamente positivo de verdadera integración,
vale subrayar la reciente recomendación cubana en Caracas, nacida de su
propia experiencia nacional, de que cuanto se haga por el ALBA, esté avalado
siempre por su estudio serio y exhaustivo, de manera de garantizar la
viabilidad y factibilidad de cada proyecto o propósito.
  Resulta, a todas luces, una de las maneras esenciales de instrumentar este
paso colectivo más seguro y firme.

(Cubaminrex- AIN)


 


<< Atrás

 

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster