CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex Recomendar esta página
 


Conferencia de prensa de Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, en ocasión de la visita de Louis Michel, Comisario europeo para el desarrollo y la ayuda humanitaria, el 18 de marzo de 2009, “Año del 50 Aniversario del triunfo de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado)

Carina Soto (Moderadora).- Buenos días.
Bienvenidos al encuentro con el Excelentísimo Señor Luis Michel, Comisario para el Desarrollo y la Ayuda Humanitaria de la Unión Europea, y el Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, compañero Bruno Rodríguez Parrilla.

Ministro, Comisario, están presentes en este encuentro representantes de los medios nacionales de prensa, así como 59 corresponsales acreditados en Cuba para 37 medios de prensa internacionales de 17 países.

Además, está saliendo en vivo este encuentro por Cubavisión Internacional y también por las ondas de Radio Habana Cuba.
A continuación, las declaraciones del ministro Bruno Rodríguez Parrilla y del comisario Louis Michel.

Gracias.
Bruno Rodríguez.- Quiero excusarme con ustedes por el tiempo que han tenido que esperar. En nombre del comisario Michel y en el mío, me excuso por nuestro retraso; tendrán que excusarme mis dificultades en la voz también, que estoy afónico.

Hemos recibido con sumo placer, en su tercera visita, en un período reciente, a nuestro país, al comisario Louis Michel, en quien reconocemos un interlocutor serio, importante en nuestras relaciones con la Comisión Europea y con Europa.

Acabamos de terminar tarde, como ustedes han visto, las conversaciones oficiales que han sido provechosas sobre la base de los principios que establecen el marco de relación entre la Comisión Europea y Cuba.

Pienso que hemos coincidido en que se han producido avances en el proceso de normalización de las relaciones entre la Unión Europea y Cuba, así como en el desarrollo de la cooperación entre la Comisión Europea y Cuba. Hemos constatado avances y consideramos que hay un potencial y una perspectiva favorable en esa materia.

Han ocurrido muchos sucesos en este año, en el que el comisario Michel nos ha visitado varias veces. No se podría olvidar tampoco que en el 2006 Cuba fue electa por dos tercios para el Consejo de Derechos Humanos; no se podría olvidar que el ejercicio anticubano impuesto por Estados Unidos a la vieja, desprestigiada y extinta Comisión de Derechos Humanos, constituyó un obstáculo al desarrollo de nuestras relaciones con la Unión Europea, obstáculo que fue superado al derrotarlo.

Las llamadas sanciones o medidas del 2003 fueron definitivamente eliminadas. Fue una rectificación necesaria que abrió paso a los progresos que se han venido produciendo.
Después, retomamos, de mutuo acuerdo, bases para establecer un Diálogo Político entre la Unión Europea y Cuba, sobre la base de los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas: pleno respeto de la igualdad soberana de los Estados y del marco jurídico y ordenamiento legal de las partes, y total apego al principio de no injerencia en los asuntos internos.
En octubre pasado, en París, se produjo una sesión del Diálogo Político a nivel de Cancilleres, respetuoso, útil y beneficioso.

En octubre del año pasado, en su anterior visita, firmamos con el comisario Michel una Declaración Conjunta que restableció la cooperación bilateral entre la Comisión y Cuba, sobre la base del tratamiento recíproco y no discriminatorio de las partes, el estricto apego al respeto a la soberanía de los Estados, la no intervención en sus asuntos internos y el respeto a su independencia política.

Agradecí profundamente, a nombre de nuestro gobierno y nuestro pueblo, a la Comisión Europea y al comisario Michel, sus condolencias y ofrecimientos de cooperación para resarcir los enormes daños de los tres huracanes seguidos que asolaron a nuestro país, cooperación que en el caso de la Comisión Europea fue agradecida y aceptada, y en el caso de algunos países específicos de la Unión Europea también.

Otros miembros de la Unión Europea actuaron de manera similar, pero esos ofrecimientos de cooperación quedaron sujetos al establecimiento de un marco de relación que habrá que alcanzar en el futuro.
El 5 de febrero, Cuba hizo una exitosa y reconocida presentación en el Consejo de Derechos Humanos en relación con el Mecanismo de Examen Periódico Universal. En el documento adoptado por el grupo de trabajo, en el que están todos los miembros del Consejo de Derechos Humanos, y, además, en la inmensa mayoría de las intervenciones que allí se produjeron, se expresó un reconocimiento a los logros de Cuba en la garantía del ejercicio de los derechos humanos y en su cooperación internacional en esta materia.

En el contexto del Diálogo Político se produjo un intercambio de experiencias hace pocos días, en marzo, en relación con las experiencias europeas y cubanas en el Mecanismo de Revisión Periódica Universal el cual, como su nombre indica, es aplicable a todos los Estados miembros de las Naciones Unidas en igualdad de condiciones.

Puedo anunciar hoy, aprovechando esta oportunidad, que a propuesta de la Unión Europea, se ha acordado, considerando las condiciones actuales, sostener en mayo próximo una sesión a nivel de Cancilleres del Diálogo Político entre Cuba y la Unión Europea, en Bruselas.
Hemos coincidido en que, dados los ciertos progresos alcanzados, es posible continuar avanzando hacia el establecimiento de un nuevo marco integral de relacionamiento entre la Unión Europea y Cuba.

He explicado la posición cubana, que considera un obstáculo fundamental en este camino la vigente Posición Común sobre Cuba. Viene de 1996, de gobiernos que ya no están, que Cuba no reconoce como referente para las relaciones con la Unión Europea, porque lo considera inaceptable e injerencista. La prensa europea ha publicado en numerosas ocasiones su espurio origen y la manera en que fue impuesto por un gobierno español de la época, en condiciones que no se dan en la actualidad.

Debo decir que apreciamos los resultados iniciales que se van obteniendo en la cooperación entre la Comisión Europea y Cuba. Es un comienzo que se presenta promisorio, tendrá que pasar por la prueba de resultados más tangibles. Hay planes que cuyo valor reconocemos, sobre todo en el plano de su aporte a las relaciones entre los Estados y entre la Comunidad Europea y nuestro país, y que tras la visita anterior del comisario Michel han tenido un avance progresivo.

Puedo declarar nuestra disposición a sostener intercambios bilaterales con los países de la Unión Europea que lo propongan, y que hagan propuestas dentro de los principios enunciados que establecen un camino, que es el del Acuerdo entre la Comisión Europea y Cuba en materia de cooperación.

Puedo decir que vemos un potencial en la cooperación común de la Comisión Europea y Cuba con terceros países de América Latina y el Caribe, Asia y África.
Explicaba al comisario Michel, con toda modestia, porque sentimos que es un deber de solidaridad, los resultados alcanzados en el período más reciente, en el que se han realizado más de un millón y medio de operaciones oftalmológicas en la conocida Operación Milagro, y se ha alfabetizado a casi 4 millones de personas. Trabajando juntos podríamos hacer contribuciones mayores en situación de una crisis económica internacional que amenaza con hacer más vulnerables e inestables a los países del Sur.

Entiendo que el comisario Michel y yo también hemos coincidido en que, en circunstancias de una crisis económica internacional, resulta importante, al menos, preservar los compromisos, la contribución de Europa a los países del Sur en materia de enfrentar la crisis, sortear desafíos comunes, el de la seguridad alimentaria y energética, como el de los problemas del cambio climático que amenazan la sobrevivencia de la especie, los problemas que acarrea una crisis económica internacional y otros.

Expreso aquí nuestra apreciación de que frente a los desembolsos de cifras descomunales de dinero que se han utilizado para salvar bancos y compañías, la única posición ética, política y socialmente sostenible de los países industrializados, sería, como mínimo, el cumplimiento de sus compromisos en materia de Ayuda Oficial al Desarrollo, de transferencia de tecnología y de solución a los problemas de la deuda.

Traslado también a ustedes la opinión del Movimiento de Países No Alineados —asunto que no hemos tratado con el comisario Michel, porque no son de competencia de la Comisión Europea, pero aprovecho nuestro encuentro para darlos a conocer— de que las causas, efectos y eventuales soluciones a la crisis económica internacional, hay que encontrarlas con la participación de todos los Estados, grandes y pequeños, ricos y pobres, y expreso el apoyo del Movimiento a la convocatoria en el formato que se decida y al nivel apropiado de la Asamblea General de las Naciones Unidas para tratar este importante asunto.

Concluyo expresando que apreciamos en el comisario Louis Michel a una persona que siempre ha manifestado su voluntad de trabajar por el desarrollo de las relaciones entre la Comisión Europea y Cuba, entre Europa y Cuba.

Deseo reconocer, señor Comisario, su sostenida y fructífera contribución al desarrollo de nuestras relaciones mediante una interlocución constructiva, franca y respetuosa que le agradecemos y le adelantamos nuestro deseo de mantenerla y enriquecerla en el futuro.
Muchas gracias.
Louis Michel.- Estimados colegas de la prensa, quisiera primeramente agradecer la acogida calurosa que me ha sido ofrecida por el Ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodr íguez Parrilla, aquí en La Habana.

Estoy muy contento por esta visita, y por encontrarlo nuevamente. Es una persona a la que conozco desde hace varios años. Nos encontramos en una ocasión, en Lisboa, en las Jornadas Europeas de Desarrollo, donde pronunció un discurso fuerte, interesante, de cierta forma provocador; pero me gustan los discursos provocadores.

Nuestro encuentro de hoy fue muy constructivo, y tuvo lugar en un ambiente positivo y agradable.
Estamos en un momento de las relaciones en el que existe una dinámica positiva entre las relaciones de la Comunidad Europea y Cuba. Siento que cada vez que vengo, los vínculos son mucho más fuertes, y últimamente he venido con determinada frecuencia.

Es necesario entonces evaluar la situación hoy, comparada con la situación existente hace un año atrás. Vine en ese momento más bien en una misión de reconocimiento para saber si era posible el establecimiento de relaciones y aumentarlas. Cuando hacemos el balance de lo que hemos logrado hasta el momento, es muy positivo.

De hecho, gracias a ese clima constructivo y positivo, podremos inaugurar mañana una Conferencia que considero muy importante en el desarrollo de las relaciones no solo políticas, sino también de cooperación. Una Conferencia que se sostendrá durante dos días y abordará la cooperación entre la Comisión Europea y Cuba. Hubo un primer gran encuentro con la participación de una gran cantidad de personas y de técnicos de diferentes Departamentos de la Comisión Europea, por lo que estoy muy contento de este gran encuentro y seguro de que con Cuba podremos llegar mucho más lejos.

Durante este año hemos logrado restablecer un Diálogo Político integral con Cuba, y pienso que podremos continuar para avanzar más en este sentido. En el transcurso del año pasado, específicamente el 24 de octubre del 2008, pudimos inscribir un nuevo capítulo en nuestras relaciones al suscribir un nuevo documento entre la Comisión Europea y Cuba.

Cuando anunciaba la reactivación de esta cooperación, lo hacía con un monto de entre 25 y 35 millones de euros; sin embargo, la voluntad política y el esfuerzo de ambas partes hacen que actualmente nos encontremos en una cifra de más de 40 millones de euros. Esta suma servirá para la realización de proyectos de reconstrucción debidos a las afectaciones causadas por los huracanes del 2008. También permitirá el financiamiento de proyectos en materia de seguridad alimentaria, de medio ambiente, de cambio climático, de cultura y educación.
Hoy puedo entonces anunciar que serán desbloqueados, a partir de nuestro Instrumento de Estabilidad, 7,5 millones de euros. Se trata, precisamente, de un instrumento financiero especial de la Comisión Europea para dar respuesta a las situaciones de catástrofe. Esta sería entonces la ayuda que se agregaría a los 4 millones de euros, desbloqueados ya por la Comisión Europea, para el desarrollo de futuros programas en materia de seguridad alimentaria. Este programa se concentrará en la creación y el aumento de la capacidad agrícola en seis provincias específicas del país, que han sido las más afectadas.

Estamos hoy conscientes del hecho de que el mundo en el que estamos es muy diferente al de hace un año atrás, nadie permanece inmune ante la crisis financiera y económica global; 2008 ha sido un año de crisis: crisis alimentaria, aumento del precio del petróleo y, finalmente, la crisis económica y financiera. Los países en desarrollo están afectados actualmente por esta oleada.

Hemos atribuido estos 11,7 millones de euros de los mil millones de euros de la Comisión Europea, bajo el subtítulo de Facilidad Alimentaria para apoyar la producción agrícola en Cuba, cuya población ha sido afectada por el aumento de los precios de los productos alimenticios como en otros numerosos países. Es por ello que de estos mil millones de euros se acordará esta cifra para los años 2009, 2010 y 2011. Sin embargo, en el fondo todos estos montos financieros son mucho menos importantes que la cooperación y las relaciones que van a permitir.

Actualmente la única certeza que podemos tener es que debemos trabajar todos juntos para reducir el impacto de estas crisis. Es por este motivo que la Conferencia de mañana y nuestra cooperación actual llegan en el momento más oportuno, por lo que, si hacemos un balance, podemos decir que un año después nuestro diálogo ha sido constructivo y que ha llevado consigo acciones concretas a proyectos que ya están en realización y a muchos otros que se prevén.

Es por eso que el proceso de diálogo, que tiene su apogeo en esta conferencia, ofrecerá a nuestros especialistas una real oportunidad de intercambio sobre puntos de vista de interés mutuo. Veamos, por ejemplo, en el campo de la investigación, de la salud, del medio ambiente, del cambio climático, de las energías renovables, todo un conjunto de aspectos en el que podemos trabajar juntos y construir una mayor cooperación; pero no solo eso sino también una asociación.

Para concluir, puedo decir que soy un testigo privilegiado de todo lo que hace Cuba en materia de cooperación en los países en desarrollo. Específicamente en el marco de África, en Timor Leste, he tenido la oportunidad de sostener encuentros y ver el trabajo que los médicos cubanos realizan allí, por lo que entonces estoy muy comprometido y solicito la cooperación triangular entre la Comisión Europea, Cuba y los países en vías de desarrollo.

Quisiera recordar, puesto que el Ministro hace alusión a ello, que la Unión Europea es el primer donante, el más importante, en materia de ayuda al desarrollo.
Cada año la Unión Europea gasta 48 000 millones de euros como concepto de ayuda al desarrollo, y usted tiene razón cuando dice que los países europeos y la Unión Europea deben respetar los compromisos contraídos en el 2005, algo que llevaría entonces la ayuda al desarrollo a 60 000 millones de euros.

Estoy convencido de que todo el conocimiento que posee Cuba en materia de medio ambiente, de cambio climático, de preparación ante catástrofes, de salud, de educación, pudiese conjuntamente ser puesto en hora.
Quisiera, entonces, expresar que es un placer que constato las visitas bilaterales de varios ministros europeos, lo que expresa el establecimiento y normalización de relaciones con determinados países.

Y, como segundo elemento, también quisiera expresar mi convicción de que próximamente se pueda evaluar un nuevo marco de condiciones óptimas para continuar el diálogo y modificar en los meses próximos, de ser posible, la Posición Común que tiene actualmente la Unión Europea, y abrir, entonces, otro espacio que pudiese ser de formas diversas, pudiese ser un Acuerdo de Asociación, pudiese ser como Cotonou. La Unión Europea, en este sentido, es un mecanismo muy creativo y podemos adaptarnos al marco y las condiciones, según las necesidades de nuestros socios.

Constato también, con gran placer, la disposición de Cuba a establecer discusiones y un debate sin que exista injerencia y también manteniendo siempre el respeto mutuo. Entonces, me resulta muy satisfactorio saber que Cuba está lista a establecer un diálogo en varios temas como, por ejemplo, el sistema penitenciario. Son aspectos que pueden ser de interés tanto para Cuba como para nosotros y en los que pudiésemos establecer un intercambio en el que ambos aprendiésemos.

Muchas gracias.
Bruno Rodríguez.- Bueno, ustedes habitualmente tienen que esperar por los embajadores, ahora tienen la oportunidad de hacer esperar más a los embajadores, que llevan media hora esperando al Comisario para recibirlo; pero podríamos responder algunas preguntas.
Quería precisar solamente que, en efecto, coincido con el comisario Michel, en que lo importante no son los montos de cooperación muy pequeños, en relación con la magnitud de los problemas que tienen los países del Sur, sino que constituyen un instrumento útil para impulsar la comprensión y el desarrollo de las relaciones.
En el caso de Cuba, resultan útiles, sobre todo, para abordar proyectos de carácter local, y tuve la oportunidad de explicarle con detalle al Comisario los esfuerzos que hace Cuba en materia de cooperación internacional con otros países.

Es posible que haya habido algún detalle de interpretación en nuestra reunión —no aquí—, pero puedo decir que, en efecto, Cuba está en disposición de continuar el Diálogo Político con la Unión Europea, que incluye diversos ámbitos, entre ellos el de los derechos humanos; pero que no hemos tratado ni hemos expresado ninguna posición —porque es un tema que no tratamos con la Unión Europea— sobre los sistemas penitenciarios, porque consideramos que pertenecen al fuero interno de las partes. Es posiblemente un mal entendido que quería aclarar, aunque reitero esa disposición general a tratar cualquier tema, incluso desde la diferencia, con nuestros colegas europeos, y, en efecto, vemos la cooperación como un instrumento útil para seguir avanzando hacia la normalización de las relaciones entre Cuba y la Unión Europea.
Michael Voss (BBC).- Señor Ministro, mirando la ampliación de las relaciones más allá de la Unión Europea, en abril es la Cumbre de las Américas, Cuba no está invitada. ¿Piensa usted que debe ser invitada y que Cuba debería asistir a un evento con la presencia de Estados Unidos? Le agradecer´ñia mucho me respondiera en inglés.

Bruno Rodríguez.- Podría hacerle una declaración en inglés, por separado; pero aquí están la Televisión Cubana, los medios de prensa cubanos y debo hablar en español; pero puedo responderle en inglés en privado.

En efecto, Cuba fue excluida por Estados Unidos, cuando lanzó su iniciativa de desarrollo de las llamadas Cumbres de las Américas. Es decir, no es de las Américas, porque es de las Américas menos Cuba y nosotros nos sentimos muy orgullosos de ser parte de “Nuestra América”, la martiana, la bolivariana.
En efecto, no estamos invitados a esta Cumbre, como no ocurrió en las anteriores, por tanto, Cuba no estará presente. Esta Cumbre se va a celebrar en un hermano país caribeño, con el que mantenemos excelentes relaciones bilaterales.
Angélica Paredes (Radio Progreso).- El Parlamento Europeo en varias ocasiones criticó la manera en que la Administración Bush encaró la lucha contra el terrorismo.
Agradecería, Comisario, un pronunciamiento suyo sobre el tema de que hace más de 10 años cinco cubanos se encuentran presos en Estados Unidos, precisamente, por combatir el terrorismo.

Gracias.
Louis Michel.- Primeramente, quisiera decir que no nos hemos pronunciado nunca con respecto al caso de los cinco prisioneros cubanos; de manera general se ha hecho referencia a la forma en que Estados Unidos trata el tema del terrorismo, en particular, la posición con respecto a la Base Naval de Guantánamo, que siempre ha sido muy clara.
Concerniente a los cinco prisioneros cubanos en Estados Unidos, no hemos adoptado una posición oficial, no nos hemos pronunciado al respecto y pienso que en algún momento habrá un espacio para negociar y hablar este tema.

No me expreso al respecto, no lo hago personalmente, puesto que no tenemos todos los elementos del caso. El Ministro, por supuesto, abordó este tema y conocemos la posición de Cuba; pero no deseo expresar una opinión personal, puesto que la Comisión Europea y el Consejo no lo han hecho.
Bruno Rodríguez.- Puedo decir que nosotros consideramos la prisión de nuestros cinco jóvenes luchadores antiterroristas en cárceles norteamericanas como un caso evidente de prisioneros políticos, que no cometieron ningún acto contra la seguridad de Estados Unidos, que no pusieron jamás en peligro, ni obtuvieron ningún secreto, sino, precisamente, enfrentaron la actividad terrorista que puso en peligro, que costó vidas de miles de cubanos y que amenazaba la de ciudadanos norteamericanos.

Nosotros consideramos que sufren un tratamiento y penas crueles, inhumanas y degradantes en las cárceles norteamericanas, que sus familiares son castigados también de manera cruel y sádica, que se violan todos los aspectos de carácter humanitario que podrían referirse a un sistema penitenciario, y reclamamos que se haga justicia con ellos. Estamos seguros de que regresarán a nuestra patria.

La Corte Suprema de Estados Unidos tendrá que decidir ahora si acepta el caso. Decenas de organizaciones y personas de todo el mundo, incluidos europeos, se han dirigido a ella utilizando recursos legales para solicitar que se considere así.
El Comité de Expertos de Naciones Unidas correspondiente ha considerado que este es un caso de detención arbitraria que debe ser revisado por el gobierno de Estados Unidos; pero debo reiterar que el gobierno de Bush, que amparó terroristas activos contra nuestro país, protegió a Posada Carriles, que permitió el uso de su territorio para la actividad terrorista contra Cuba, a pesar de haber declarado aquella hipócrita guerra contra el terrorismo, mantuvo encarcelados y aplicó a estos prisioneros políticos penas realmente insoportables que ellos, con dignidad y firmeza, han soportado.

Nosotros sabemos que, ocurra lo que ocurra, ellos regresarán.
Carlos Batista (France Presse).- Buenas tardes.
Tengo una pregunta para cada uno.
Señor Comisario, usted ha encontrado nuevos interlocutores en este viaje a Cuba, producto de una reestructuración en el gabinete cubano. Mi pregunta concreta es si usted ha visto también cambios en la política de Cuba hacia Europa o una continuidad.
Señor Canciller, hace unos días un general ruso afirmó que Cuba podría ser sede de una base de aviones estratégicos rusos, el gobierno cubano no se ha pronunciado al respecto; también incluyó a Venezuela en esta afirmación. Quería saber si usted tiene noticias, si tenía algún pronunciamiento al respecto.

Muchas gracias.
Louis Michel.- Respecto al encuentro con autoridades cubanas, todas las que he encontrado hasta ahora ya las conocía, no son personas nuevas, solo que cumplían otro tipo de funciones.
Tengo el mismo sentimiento en cuanto a las relaciones de la Unión Europea con Cuba, no existen cambios fundamentales, existe la misma voluntad de construcción de un capital de confianza y de las condiciones necesarias para la normalización, por lo que constato la misma buena voluntad, el mismo carácter positivo y el mismo calor cubano clásico; en el fondo, no ha habido cambios desde ese punto de vista.

Bruno Rodríguez.- Yo tuve el honor de conocer al comisario Michel en la primera reunión, siendo él Canciller belga con nuestro gobierno. Era yo Embajador en Naciones Unidas. Tuve también el honor de estar en las primeras sesiones del Diálogo Político, que fue cortado entonces a partir de las razones que ustedes conocen.

He sostenido encuentros anteriores con el comisario Michel, a quien considero un interlocutor serio y me siento privilegiado de haber mantenido, desde hace años, esta relación.
Y confirmo que en la política exterior cubana no hay absolutamente ningún cambio, sino la continuidad que dicta la política seguida por la Revolución, con absoluta consistencia, desde 1959 hasta este minuto.

Me preguntaban sobre una supuesta declaración de un general ruso. Puedo decir que leí algunas declaraciones, aunque no recuerdo ninguna que usara la formulación que usted utiliza.
Sí puedo decir que entre Cuba y Rusia existen excelentes y crecientes relaciones bilaterales, fortalecidas con la reciente visita del presidente Medvedev a nuestro país, con la visita del presidente Raúl Castro a Rusia, un desarrollo creciente de nuestros vínculos económicos y un excelente intercambio en el nivel político y en las relaciones económicas y la cooperación y otras esferas.

Morgan J. Neill (CNN).- Señor Canciller, quería aprovechar y preguntar para ver si nos podría explicar un poco más específicamente qué es lo que pasó con el ex canciller Felipe Pérez Roque, que no hemos visto exactamente las razones por las cuales fue liberado. Gracias.
Bruno Rodríguez.- Puedo decir que la nota del gobierno cubano que inluye el acuerdo del Consejo de Estado, publicada el día 2 de marzo, contiene información sobre el enfoque y el conjunto de los cambios en el Consejo de Ministros y anuncia la liberación del compañero Felipe Pérez Roque y mi designación entre otros movimientos.

Todos tuvimos oportunidad de leer también la reflexión del Comandante Fidel Castro sobre el tema, e incluso las cartas de renuncia de dichos compañeros que fueron publicadas en nuestra prensa.

Conozco que ha habido muchas especulaciones, como siempre ocurre. Puedo decir que ellos siguen militando en nuestro Partido y que los documentos publicados a los que me he referido contienen la información necesaria y suficiente.

 

 

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al Webmaster Escribir al Webmaster