CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

52AnivRev

Periódico ecuatoriano publica amplio artículo por el aniversario de la Revolución  cubana
http://2.bp.blogspot.com/-hz1IfTuTgQs/T0tyYwfcTDI/AAAAAAAAB3U/Y50ly3V9wYo/s1600/Entrada+de+Fidel+a+La+Habana.jpgQuito, 3 de enero de 2013 -  El periódico ecuatoriano El Telégrafo, publicó el pasado 2 de enero un artículo del artista plástico - cubano residente en Ecuador Luis Alberto Ruiz Saavedra, a propósito del 54 Aniversario del triunfo del la Revolución Cubana.
Bajo el título “Cuba cumple 54 años de revolución apoyada en la solidaridad mundial”, el artículo hace un amplio recorrido por la historia de la Isla, sus orígenes y resalta los logros de la Revolución Cubana pese al injusto bloqueo económico impuesto por Estados Unidos. Asimismo, el texto hace alusión al espíritu heroico y de dignidad que ha caracterizado al pueblo cubano desde las primeras gestas independentistas, en la lucha contra los imperios español y estadounidense, y rememora la influencia del pensamiento del Apóstol José Martí en el triunfo definitivo del 1 de enero de 1959.
En la publicación, el destacado pintor cubano deja explícita una conclusión: “Han transcurrido 54 años de construcción de una sociedad socialista, en las narices y fauces del imperio del norte revuelto y brutal que nos advirtiera Martí… Hoy Cuba, muestra al mundo, a pesar de las situaciones de carencias y limitaciones económicas, la abundancia de un pensamiento inédito y práctica solidaria internacionalista…” (Cubaminrex-Embajada de Cuba, Ecuador)

Cuba cumple 54 años de revolución apoyada en la solidaridad mundial

Pese al bloqueo económico impuesto por Estados Unidos y las necesidades que este genera, el país caribeño trabaja, junto con la comunidad internacional, en la búsqueda de un mundo mejor, sabiendo que aún es posible.

Decenas de carteles alusivos a un nuevo aniversario de la Revolución Cubana fueron colocados desde el lunes anterior en las calles de La Habana y otras ciudades de la nación caribeña. Foto: EFE
Decenas de carteles alusivos a un nuevo aniversario de la Revolución Cubana fueron colocados desde el lunes anterior en las calles de La Habana y otras ciudades de la nación caribeña. Foto: EFE
*Luis Alberto Ruiz Saavedra
El padre Bartolomé de las Casas, en sus escritos del mes de octubre de 1492, emplea las palabras “Cubas” y “Cibao”, apreciando que las palabras “Ciba” y “Ciboruco”, significan “piedra” y “piedra grande” respectivamente, además con la palabra “Cibamar” era como decir serranía, también cuando se pronunciaban las palabras “Cubao” o “Cibao”, era referencia de región montañosa, como “Cubas” y “Cubana” que son lugares accidentados de Haití, coincidencias o no, iban demostrando que todas esas palabras pertenecían a la estirpe Arauca y de una misma raíz lingüística.
Los originales de la isla, pronunciaban ha menudo tales palabras, que para el navegante Cristóbal Colón y propiamente al padre Bartolomé de las Casas, les resultaba un sonido muy parecido a la palabra “CUBA”, provocando más de una vez  que el Almirante en sus cartas a la corona española, dando informe del nuevo descubrimiento, escribiera “la Isla de Cuba”, ya no Juana ni Fernandina, aunque así fueran inicialmente bautizada el 27 de octubre de 1492, fecha en que se iniciaba un nuevo proceso de transculturación mediante la colonización española en la región latinoamericana.
Lo que jamás pudieron imaginar aquellos colonizadores, que las proféticas palabras del Cacique Hatuey (amarrado a un poste de madera), en ocasión de una breve conversación de confesiones y bendiciones con un fraile del momento, antes de ser quemado vivo  …“si las almas de ustedes al morir van al cielo, yo quiero que la mía se quede en esta tierra”… fueran las primeras expresiones de dignidad de un pueblo que desde entonces no se rindió jamás y sin ánimo de detallar cada momento socio histórico transcurrido, al cabo de 461 años de imposición de los imperios españoles y estadounidense, también de dictaduras al servicio de los gobiernos del vecino del norte, un día, el Día de la Santa Ana, en el indómito Oriente cubano, tierra de amor y de poesía, tierra de nobleza y de hidalguía, un grupo de jóvenes que no quisieron dejar morir al Apóstol de los cubanos, José Julián Martí Pérez, en el año de su centenario, en la Ciudad de Santiago de Cuba, asaltaron el Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, comandados por Fidel, continuador de la estirpe ancestral, esta vez encendido, pero como antorcha iluminando el camino hacia la definitiva victoria el 1 de enero de 1959.
Han transcurrido 54 años de construcción de una sociedad socialista, en las narices y fauces del imperio del norte revuelto y brutal que nos advirtiera Martí.
Tampoco se imaginaron aquellos colonizadores al traer los negros esclavizados desde África, tierra madre de la humanidad, que estarían haciendo la mezcla perfecta para crear y poner de pie de manera definitiva a un pueblo que solo se volvería a poner de rodillas ante la tumba de nuestros muertos, para jurarles que vuestra sangre no habría caído en vano, invocando los versos de Bonifacio Byrne repetidos y enaltecidos por el legendario Comandante de tupida barba y sonrisa de pueblo -Camilo Cienfuegos- “si deshecha en menudos pedazos llega ser mi bandera algún día, nuestros muertos alzando los brazos la sabrán defender todavía”.
Así ha sido, es y será la conducta de un pueblo que a pesar de las inmensas dificultades y carencias, la inmensa mayoría de ellas condicionadas por el cruel y genocida bloqueo imperialista de los distintos gobiernos de los Estados Unidos de América, desde el triunfo de la Revolución Cubana, rechazado hoy de manera contundente por 188 países miembros de la Organización de Naciones Unidas.
Estos 54 años han sido muy difíciles para el pueblo cubano, especialmente en el ámbito económico, que reconociendo con espíritu crítico y autocrítico aprendido de Martí y practicado coherentemente por Fidel y Raúl: criticar no es morder, sino señalar con noble intento el lunar que esconde la mancha de la virtud humana, también hemos cometido errores y equivocaciones en el empeño mismo de la continuidad y perfectibilidad de la construcción socialista en Cuba libre y soberana, conducta manifiesta en honrar lo bueno de lo viejo para ponerlo en función de lo nuevo bueno.
Hoy Cuba, muestra al mundo, a pesar de las situaciones de carencias y limitaciones económicas, la abundancia de un pensamiento inédito y práctica solidaria internacionalista, compartiendo de lo que tiene, y sin ánimo de simple orgullo, sino de expresión suprema, índices de desarrollo social  superiores a países del llamado primer mundo, incluyendo puntualmente a los Estados Unidos de América.
Quede claro que la sociedad cubana no es perfecta, pero a pesar del Bloqueo cruel y genocida imperialista, de las inevitables inclemencias del tiempo y fuerzas de la naturaleza, de nuestros propios errores y equivocaciones, CUBA y la inmensa mayoría de los cubanos y cubanas, aún muchísimos/as que viven fuera de la Isla por diversas razones, especialmente económicas, sentimos orgullo de sabernos con la dignidad del Cacique Hatuey.
En este nuevo aniversario de la Revolución Cubana, gracias a la inmensa solidaridad activa de todos los pueblos del mundo, en particular al pueblo ecuatoriano que una vez hace miles de años antes de la colonización española, se trasladaron por diferentes vías y medios por el río Napo, después al río Orinoco, arribaron al río Amazonas, al Atlántico, subiendo el arco de las Antillas menores y mayores, entre estas la Isla que hoy se conoce como CUBA, el sur de los Estados Unidos de América, América Central, Istmo (canal) de Panamá, islas Galápagos en el Pacífico y de nuevo a la parte continental sudamericana; todo esto sucedía en reiteradas migraciones 6.000 años antes de Cristo. Tesis demostrada por los arqueólogos Lenín Ortiz Arciniegas y Antonio Núñez Jiménez en el año 1987, ecuatoriano y cubano respectivamente, en su histórico viaje en canoa del Napo a las Antillas mayores, lo cual corrobora que la estirpe ancestral ecuatoriana, es cimiente  desde entonces de la dignidad ejemplificada por el Cacique Hatuey a los cubanos de ayer, hoy y siempre. Particularmente, el Lic. Lenín Ortiz nos legó: “UN PUEBLO SIN PASADO ES UN PUEBLO EXPLOTADO Y DOMINADO”.
Hoy en virtud de la solidaridad ancestral entre el pueblo ecuatoriano y cubano, así como la buena voluntad entre los gobiernos actuales de ambas naciones libres y soberanas, trabajan unidos por un mundo mejor, sabiendo que aún es posible. Sabemos de opositores viscerales a estas relaciones gubernamentales, pero concluimos con un pensamiento martiano:
“Dicen que triste cosa es no tener amigos,
Pero más triste es no tener enemigos.
Porque quien enemigos no tenga,
Es señal de que no tiene,
Ni talento que haga sombra,
Ni bienes que se le codicien,
Ni carácter que impresione,
Ni valor temido,
Ni honra de la que se murmure,
Ni ninguna cosa buena que se le envidie.
*Msc. Ciencias Políticas y Militares-Artista de la Plásticas

 

 

 

<< Atrás

 

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster