CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

ArticulosInteres

BIENES SIN RETORNO

Por Elsa Claro

Dicen que la escalada en los precios del petróleo obedece a factores coyunturales y se cita la guerra en Iraq, las huelgas y anomalías en Nigeria, la controversia legal en Rusia con la empresa Yukos y la expansión económica de dos grandes naciones asiáticas: China e India.

Sin descartar que esos factores puedan incidir, sobre todo la resistencia de los iraquíes y la imposibilidad norteamericana de resguardar los oleoductos de la nación árabe que invadieron, al analizar este asunto es necesario incluir otros elementos de no menor trascendencia.

Estados Unidos, digamos, sigue aumentando absurdamente su consumo y no tiene la menor intención de limitarlo. Las refinerías y expendedores del crudo son los que ganan mas con los precios altos. Es absurdo que un bien natural no renovable se quede por debajo de las ganancias que genera ese mismo recurso una vez procesado, pero esa ley no escrita actúa desde siempre y en Washington la acogen con suicida alegría. En Nueva York, -reportaban distintas agencias- el precio del petróleo ha sido por estos días más de un 50% superior al de un año atrás.

Las huelgas en Nigeria y los problemas que presenta su ya obsoleta industria petrolera, debido a la corrupción que imperó en esos predios, no son asunto nuevo. Hace rato que este país, sexto productor mundial, se ve obligado a importar crudo de naciones vecinas porque no tiene suficiente para su consumo nacional.

En lo que respecta a Yukos, desde que fuera puesto en la cárcel por evasión fiscal Mijail Jodorkosvki, el hombre más rico de Rusia y principal accionista de esa petrolera, se habla de inseguridades que en la práctica no existen pues no ha dejado de bombear ni de distribuir y las autoridades aseguran que los pedidos y compromisos se cumplen y mantienen normalidad incluso hasta dentro de varios meses. Además, la Yukos es responsable de apenas el 2% del crudo que se coloca en el mercado internacional.

A Venezuela la involucraron también en las razones de la subida de los hidrocarburos y ciertamente con el voto favorable al movimiento bolivariano en el referéndum que reafirmó en su puesto a Hugo Chávez, hubo un descenso, pero apenas duró 24 horas.

En lo que respecta a una mayor demanda de China y la India movida porque sus economías están ensanchándose y lo requieren, sería interesante recordar que en la anterior crisis de precios ninguna de las dos solicitaban las actuales cantidades y que tampoco había guerras ni procesos perturbadores en naciones productoras y, sin embargo, los precios del petróleo y sobre todo de las gasolinas, treparon de forma insensata.

Ahora el FMI anuncia un crecimiento mundial superior al sugerido por el propio organismo a inicios de año. ¿Significa eso más gasto de combustible y, según la tesis anterior, la consecuente subida? Eso temen expertos alemanes quienes advirtieron sobre el impacto negativo de las actuales y posibles futuras elevaciones de precios en las proyecciones de progreso económico.

Los pronósticos apuntan a que la escalada continuará. Incluso aunque Arabia Saudita, a pesar de que parece la única, según algunos, amenazada por el terrorismo, tiene excedentes de combustible dispuestos a ponerlos en el mercado. Otros que intentan explicar el problema aseguran que jamás habrá petróleo barato otra vez debido a que los niveles de explotación hacen que las fuentes conocidas hayan llegado a un nivel que impide extracciones mayores so riesgo de que se agoten en tiempo menor al estimado, sobre todo si los actuales índices de despilfarro se mantienen.

Alí Rodríguez, presidente de la firma estatal Petróleos de Venezuela, reconoce que el mundo paga una ”prima de guerra” que agrega por lo menos cinco dólares al precio de cada barril y la culpa de ello no es necesario decirlo. El ex secretario general de la OPEP dijo recién que: ”Lo que más afecta es una intensísima actividad especulativa en los mercados a futuro” y en mi criterio personal es en ese otro detalle donde anda la médula del tema. Sin considerarlo el único motivo y teniendo en consideración que los capitales especulativos se mueven lo mismo para derribar monedas y arruinar regiones completas (crisis de los tigres asiáticos ¿recuerdan?) también lo hacen con respecto al petróleo.

Favorece esa ambición desmesurada y egoísta que la demanda petrolera crece anualmente entre 1 y 1,5 millones de barriles diarios y que pocos se ocupan de frenar el consumo. Los que vaticinan que habrá un descenso a la tasa de unos 35 dólares el barril, no abundan y no están muy convencidos de sus propios augurios, porque si admitirlo de modo público, saben que las acciones para conservar de forma razonable ese recurso natural ni siquiera pasan por la mente de quienes más gastan.

 


 

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster