CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

ArticulosInteres

HAMAS, ISRAEL: EE.UU. EN LA ENCRUCIJADA

Por Elsa Claro

La enfermedad y salida de la vida política de Ariel Sharon fue un elemento inesperado que trajo nuevas realidades y una perspectiva confusa, incluso dentro del propio Israel, donde el fraccionamiento político aumenta, a pesar de que las diferentes tendencias tienen proyectos y metas similares.

Las divisiones son malas en cualquier caso, pero en momentos de  aprieto llevan hacia inciertos resultados. Está a punto de comprobarse con el poco sosegado horizonte que se cierne sobre las bíblicas tierras mezo-orientales.

El triunfo  de Hamas en las elecciones palestinas añaden complejidad a escenarios explosivos, dedicadísimos, -también hay divergencias entre ellos- haciendo el futuro indescifrable, al menos hasta que cada lado no defina un claro acomodo para sus posturas.

No pocos analistas advierten sobre lo aconsejable de que el gobierno israelí  atempere su negativa a tratar con los ganadores y además no se dejen dominar por las precondiciones de los comicios de marzo.

El premier en funciones, Ehud Olmert debe pensar menos en qué le conviene o perjudica a Benjamín Netanyaju, su oponente en las elecciones, y reflexionar mucho y bien, sobre todo cuanto pueda conciliar, por poco que sea, a judíos y palestinos.

Por supuesto, no es tan simple cambiar actitudes tras tanto tiempo siguiéndolas y el heredero de Sharon es muy probable que continúe con similar trayectoria, en este caso, ceder territorios que les conviene despejar –por seguridad, por consideraciones económicas o para dar imagen de que soluciona asuntos-, pero manteniendo el mismo status para quienes si algo necesitan es su tierra bajo los pies, un estado propio con todas las prerrogativas a las que tienen histórico derecho.

Desde diferentes posiciones se considera que los dirigentes del grupo Hamas, tienen que decidir si mantienen la opción armada o desarrollan la de tipo político ahora que tienen ancha mayoría en el parlamento de la ciertamente muy limitada Autoridad Nacional Palestina.

Los ganadores ofrecieron a esa ANP regida por Al Fatah, asociarse para compartir mandato, pero el presidente  Abbas se negó, al parecer suponiendo sensato tener una ventana abierta hacia Occidente o al propio Tel Aviv, pues ambos califican  a Hamas de terrorista y ello puede conducir a disparates de Washington, donde la perplejidad es mayúscula y por eso mismo muy peligrosa.

De nuevo las reglas con las cuales quieren cambiar a un mundo diverso y bastante hastiado de que lo manipulen, les juega una mala pasada. Les obliga a repensar qué y cómo hacerlo. Esperemos que no sea seguir alimentando el criterio de fuerza que permiten a Israel y le niegan a los palestinos, porque aparte de que de ese modo niegan lo que tanto glorifican, estarían abriendo otras puertas del infierno sin saber cómo se pueden cerrar después.

30 de Enero de 2006

 

 

 

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster