CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

ArticulosInteres

LOS QUE NO CONCUERDAN CON BUSH

Por Elsa Claro
12 de julio de 2006

A las naciones independientes no se les pueden imponer forzadas nociones de democracia con métodos de intromisión extranjera, dice un columnista del New York Daily News. Se puede coincidir totalmente con él, sobre todo ante las determinaciones de Bush para recrudecer las hostilidades hacia Cuba.
Entre los más repudiados acápites de las regulaciones decididas por la administración Bush, se encuentra aquella que impide durante 3 años realizar viajes e, incluso, decidir quiénes son familia o no. Desde que fue promulgado ese cruel absurdo, miles de cubanos residentes en Estados Unidos protestaron. Pero el gobierno más democrático del mundo no les escucha. Decide por ellos. Determina qué es bueno o malo. Les obliga a aceptar sus dictámenes o a ir en contra de las leyes, aunque no lo deseen.
En la nueva edición de la Helms-Burton empeorada se hace referencia a evitar que ocurran viajes por terceros países. Única posibilidad para quienes tienen un caso de gravedad o muerte.
Del tema se habló en una protesta convocada por la Asociación de Mujeres Cristianas en Defensa de la Familia en Hialeah. Es parte de una cadena de actos en rechazo a las medidas de la administración para acosar a la Isla y coincide con un grupo de expresiones tanto contra este último esfuerzo arbitrario e ilegítimo de Washington, como con declaraciones adversas a mantener el bloqueo.
De una parte están los académicos norteamericanos que proponen como sede de un evento a Canadá para que la administración Bush no pueda impedir el acceso de especialistas cubanos y entidades afines que por igual están en desacuerdo con el cese de intercambios entre expertos de las dos naciones.
De manera más directa, Albor Ruiz, el columnista del diario New York Daily News al que hicimos referencia, exigió el fin del bloqueo contra Cuba y sugirió que dejen a los cubanos elegir su destino político. El autor de la crítica a los más recientes planes del presidente y sus socios extremistas de Miami, recordó que medio siglo de fracasos son suficientes para no seguir las malogradas sugerencias de la mafia floridiana.
De que acosar a Cuba no es una política honorable y ni siquiera responde a intereses estadounidenses en propiedad, da cuenta lo dicho por empresarios de EE. UU. que insisten en negociar con La Habana, porque "Cuando exportamos productos estamos generando empleo para nuestra gente", como dijera Rubén Bonilla, presidente del puerto de Corpus Christi, el primero de Estados Unidos en firmar un acuerdo de entendimiento con Cuba en 2003.
"Reconocemos a Cuba como una nación de paz, una nación de amigos y estamos muy orgullosos de ofrecer alimentos al pueblo", comentó.

Por su parte un representante demócrata por Texas en el Congreso, Solomon Ortiz, dijo que las trabas económicas impuestas por la Casa Blanca, impiden que petroleras de su país participen de las exploraciones en la zona marítima exclusiva del Golfo donde otras empresas extranjeras ya han solicitado espacio.

Kirby Jones, presidente de la Asociación Comercial Estados Unidos-Cuba, dijo también que el petróleo podría ser la próxima batalla de los empresarios estadounidenses en contra del bloqueo. (…) “No digo que vaya a ocurrir la próxima semana, pero, por primera vez, una necesidad estratégica de Estados Unidos está chocando contra el embargo", dijo.

Estas muestras de pragmatismo tienen la legitimidad propia del sentido común. Tal como las protestas de Hialeah poseen la humana sensibilidad de la cual carecen en la Sala Oval.

 

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster