CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

ArticulosInteres

No Alineados. Tiempo para osados

Por Elsa Claro

La cumbre catorce del Movimiento No Alienado está en línea con los asuntos capitales de la actualidad que atañen a la mayor parte de las naciones. Las anomalías del comercio mundial, por ejemplo, identificadas a través de las subvenciones de los países ricos a sus productos o exportaciones, porque esa práctica provoca torceduras y daños a gran número de naciones, es uno de esos temas que no sólo merecen debate, sino consenso sobre los mecanismos para hacerle frente en busca de soluciones.

La unidad puede lograrse dentro de lo diverso y siempre aporta o remoza fuerzas.

En los encuentros de menor o gran escala de la OMC, se ha comprobado que juntarse permite a los concernidos posicionar mejor sus empeños.

Bien visto, muchos de los problemas contemporáneos tienen una sola raíz. Por eso resalta, entre los objetivos señalados de la XIV Cumbre en La Habana, el intento de reavivar el multilateralismo, y que no se imponga lo decidido por uno o por pocos, según escasas conveniencias, sino lo que compete a los que son más y casi siempre tienen menos.

Y es que tomar decisiones capitales de conjunto, contando con la mayoría, supone un respeto primario al derecho internacional. Las leyes que tienen carácter planetario fueron acordadas y suscritas por una gran cantidad de estados, por tanto, no se debe pasar sobre esa voluntad múltiple.

De que se desea con ánimo constructivo ese rescate, lo indican propósitos como los mostrados con respecto al cambio de algunas reglas en el marco de las Naciones Unidas que no se conciben como actos contra el organismo mundial, sino a favor de perfeccionarlo con adecuaciones a las realidades actuales.

Democratizar la ONU y hacer otro tanto con el orden económico, comercial y financiero vigentes, supone ver como juicioso y justo que el Sur pueda desarrollarse sin obstáculos. Si no puede ser eliminada, al menos procurar una disminución de la pobreza y la marginación de millones de personas.

Los resultados de la cooperación Sur-Sur instan a que los 116 y en breve 118 miembros del no alineamiento, vean en ese dispositivo solidario uno de los caminos posibles para alcanzar algunos objetivos. Digamos dar base educativa a las diferentes poblaciones y mejorar sus condiciones de salud. Es un modo de preparar el futuro y preservarlo.

Ensayos y acciones en alfabetización y control epidemiológico que se practican entre varios miembros del Movimiento o las nuevas coordenadas para intercambios más equitativos en materia energética, permiten suponer que esas coberturas pudieran ampliarse, progresar con mayor coherencia, para beneficio de cantidades mayores de individuos en todo el amplio y plural abanico tercermundista.

El presente y lo que se asoma como próximo, se conforma, indudablemente, con elementos y fases muy complejas. Los apetitos del mundo rico y las contradicciones entre los países que lo componen, no favorecen un desempeño ascendente y racional para la mayor parte de los habitantes del orbe. Por eso el reto de los No Alineados es mayor y exige compromisos, enlaces, una disposición fuerte e incluso osada.

 

 

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster