CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

ArticulosInteres

ONU ¿QUO VADIS?

Por Elsa Claro

29 de agosto de 2005

John Bolton es un hombre de suerte. Logró asumir el cargo como embajador de EE.UU. ante la ONU gracias a un ardid más o menos legal empleado por su promotor, el nefando señor Bush Junior y pese a dar pruebas de su desprecio hacia ese organismo. Encima, se le encomienda poner en práctica lo que dijo cuando no suponía que iba a estar en este medio internacional, esto es: que la ONU era una entidad inservible pues quien dominaba al mundo era Washington.

Bien, está a punto de convertir en proféti-cas sus expresiones. Desde su ingreso al puesto comenzó a crear bases que permitieran implantar la agenda política norteamericana dentro del organismo. No es iniciativa suya aunque lo acomete muy a gusto, sino ejercicio de lo que le ordena la no menos indecible Condolezza Rice luego de convenirlo con su amigo y señor, el presi-dente.

Kofi Anan había puesto en circulación meses atrás el texto confeccionado por los exper-tos que trabajaron en las propuestas para remodelar la ONU y adecuarla a los tiempos actuales. Muchos no coinciden con todo lo allí apuntado, pero lo que pretende la Casa Blanca traspasa las fronteras de las suge-rencias o el perfeccionamiento pues antes que cambios, lo que propone es eliminar en-teramente los acápites que pueden afectar sus planes de predominio o muchos principios generales aceptados por la mayoría de las naciones, que a ellos poco les importa. Ergo: la financiación al desarrollo, el cambio climático, el desarme nuclear o la corte de justicia internacional.

Si logran imponerse no tendrá sentido -o puede convertirse en un caos incontrolable- la cita de jefes de Estado convocada por el Secretario General para mediados de este septiembre, antes de que se inicie el 60 período de sesiones.

¿Por qué? Simple. Debido a que una de los objetivos de esa cumbre es revisar las Metas del Milenio que, ya se sabe, tienen que ver con el compromiso para la erradicación de la pobreza y el hambre, la pandemia del SIDA, entre asuntos que si no acaban de atenderse acabarán por estallar sin control.

La administración norteamericana, con el enfoque restrictivo y codicioso que le ti-pifica prefiere remitirse al "Consenso de Monterrey", sobre reformas de lo que en-tienden como libre mercado y a la idea de crear un “fondo para la democracia” o lo que es igual: que los demás les ayuden a financiar la exportación de lo que así llaman, aunque lo apliquen por la fuerza, como hasta aquí.

Cosa notable: tal como la mayor parte de las naciones, desean dinamitar la de Ginebra para darle vida a una Comisión de Derechos Humanos, pero es poco probable que el concepto que tienen sobre cómo debe funcio-nar y a qué patrones ceñirse, se asemeje al criterio de la mayoría.

Las “enmiendas” que presenta EE.UU. al bo-rrador que debe servir de base para el de-bate en la asamblea general, pasan de 700 y de acuerdo con revelaciones hechas por el diario The Washington Post y confirmadas en el documento circulado en el propio ámbito de ONU, quieren eliminar todo acuerdo para ayudar a países pobres y suprimir todo alu-dido a la protección medioambiental, entre postulados que mucho esfuerzo costó asumir.

De otro lado tampoco aceptan la moción para que el Consejo de Seguridad no vete reso-luciones tendentes a ponerle freno o impedir actos como los crímenes de guerra o el genocidio. EE.UU. insiste en mantener inmu-nidad para aquellos a quienes envía a ex-terminar o cometer torturas, creando verda-deros engendros y un criterio de impunidad que puede concluir por perjudicarle a sí mismos.

Un tema que no puede faltar es el referido al terrorismo, pero a diferencia de muchos países que insisten en que sólo con un es-fuerzo conjunto y coherente se puede erra-dicar, el gobierno Bush pretende mantener los parámetros seguidos hasta ahora en los cuales destaca su hacer unilateralista que aprovecha el interés en contribuir de los demás para hacer cómo, cuándo y dónde le venga en ganas.

Hay muchas contradicciones -no es nuevo- en las propuestas del gabinete norteamericano y es más evidente que en cualquier otro mo-mento el empeño en remodelar el organismo internacional según sus moldes, gustos y objetivos, que, por supuesto, no son compa-tibles ni siquiera con parte de sus socios.

La batalla se presenta escabrosa. La postura de Washington tiende a potenciar los desacuerdos y se aprovecha de que la ONU no vive su mejor momento. Del forcejeo puede resultar el aplazamiento de los cambios que perfeccionen el organismo o la imposición de rumbos malsanos para la humanidad.

 

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster