CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

ArticulosInteres

Bloqueo Nunca Más.

Por Graciela Ramírez

El martes 26 de Octubre por 19 vez consecutiva  la Asamblea General de la ONU escuchará y votará la Resolución 64/6 que presentará la República de Cuba exigiendo el levantamiento del Bloqueo económico, financiero y comercial de  EEUU contra Cuba hace 50 años.

El brutal bloqueo, impuesto por las distintas administraciones norteamericanas, ha intentado en vano hacer rendir por hambre y enfermedades a un pequeño país que jamás agredió a nadie, que no posee armas de destrucción masiva, que no significa una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos de América y del cual lo separan geográficamente solo 90 millas.

Sostenido durante cinco décadas, el criminal bloqueo se ha convertido en el acto de guerra silenciosa más perverso y vergonzoso del gran país del Norte.
Muy distante del engañoso  embargo  con el que EEUU pretende ocultar al mundo la barbaridad que comete contra un pueblo y un país soberano, el bloqueo genocida ha marcado las vidas de seis generaciones de cubanos.

En 18 ocasiones anteriores la comunidad internacional ha apoyado la resolución de Cuba que exige el cese inmediato del bloqueo. Y en las últimas votaciones solo EEUU e Israel, mimético y sionista, junto algún aterrorizado país por el gran amo del norte, han estado en contra de acabar con esta vergüenza de la humanidad.

No quiero hablarles de estadísticas frías, ni los miles de millones de dólares que  ha costado al pueblo cubano este crimen en tiempos de supuesta paz. Ni hacer referencia a la infinidad de declaraciones de parlamentos y gobiernos, desde la Duma rusa al Parlamento Latinoamericano, que demandan el fin del criminal bloqueo.
Tampoco de la burla a los principios y las normas establecidas al derecho internacional que significa la ilegal e inmoral aplicación del bloqueo a Cuba.

Sólo quiero comentarles la experiencia que viví en julio de este año junto a Ramón Frontera, Olga Salanueva y su hija Ivette González. (2)
Ramón, maestro de origen puertorriqueño y hombre solidario, llegó con su mochila llena de colores y su traje de payaso con el que alegra a las niñas y niños cubanos.

El mejor suvenir que se lleva de cada visita a la isla y el único que no pueden confiscarle los colonialistas norteamericanos, es la sonrisa de los niños.
Ramón quiso llevar su pequeño espectáculo a quienes más sufren, los niños que padecen cáncer.

Una mañana del caluroso verano caribeño llegamos al Instituto Nacional de Oncología de la ciudad de La Habana, que con enorme esfuerzo y a pesar las enormes carencias que padece la nación cubana a consecuencia del bloqueo, acababa de remodelarse totalmente.

Antes de comenzar su actuación a los niños, mantuvimos una pequeña entrevista con los responsables de la Sala de Oncopediatría.
Con la humildad que caracteriza a los profesionales cubanos de la salud, nos fueron explicando los tratamientos que allí se aplican, las innumerables vidas salvadas, el afán por mejorar la calidad de vida de aquellos pequeños, el  apoyo a sus sufridas familias y la solidaridad de los  artistas, deportistas e intelectuales.

El sistema de salud cubano aplica los más sofisticados tratamientos sin cobrar un solo centavo al paciente.

Pregunto cuánto le cuesta al país un tratamiento completo, el médico, con enorme pesar responde que debido al bloqueo cuesta mucho más que en cualquier otro país del mundo.

El bloqueo impide que los laboratorios de EEUU provean de medicinas e insumos a Cuba, y por si esto fuera poco, en aplicación de leyes extraterritoriales sanciona con multas millonarias a laboratorios de  terceros países que se atrevan a comercializar sus productos. (3)

Comienza el espectáculo en la soleada sala, de a poco y con enorme timidez van llegando los pequeños. Todos son hermosos pese al dolor, vienen  en sillas de ruedas, con los catéteres en sus bracitos, otros con pañuelitos en sus cabezas por las secuelas que temporalmente dejan los tratamientos de quimioterapia.

Los padres, con su enorme tristeza a cuesta, se van acomodando detrás de los pequeños. La esposa y el hijo de Ramón, buenos y solidarios como él, van sacando de la mochila pelotas, cubos, una cuerda de ropa, collares, y comienza la música y sale Ramón con su nariz roja haciendo piruetas de todo tipo y preguntando a cada niño sus nombres.

Entre  juegos, acertijos y canciones hace que se incorporen todos, los médicos y enfermeras también participan. Los niños vencen la timidez y ríen a carcajadas junto a sus padres.

Por una hora nos olvidamos de la crueldad de este mundo, de la brutalidad del bloqueo que impide que estos niños puedan tener acceso inmediato a todo lo necesario para salvar sus vidas. Por una hora nos olvidamos del odio de la ultraderecha norteamericana y la mafia cubanoamericana que persisten en su aplicación, por una hora nos olvidamos del odio y que son  incapaces de reconocer la independencia del pueblo cubano y su legítimo derecho a construir la sociedad que quieren, la justa sociedad socialista  (4)

Felices por una hora, los niños recogen sus premios artesanales y en medio de besos  y sonrisas posan ante la cámara para la foto que guardará el recuerdo de aquella linda mañana.

Al salir nos despide agradecida la Dra. Migdalia Pérez. Pregunto si hace falta algo para la Sala que podamos cubrir a través de la solidaridad internacional. Ella responde con amargura: guantes desechables y esterilizados, agujas Huber, trocar para biopsias de distinto tipo, especialmente para biopsias de médula. (5)

Desde aquel día pienso en Michelle Obama, abogada y mujer negra; en la Sra. Obama madre de dos pequeñas, en Michelle esposa de un abogado joven y negro.

Pienso, cómo se sentiría ella como madre si por una sola hora, una de sus hijas estuviera en la situación de las niñas de la Sala de Oncopediatría de La Habana.

Qué haría si uno de los medicamentos para salvar la vida de su niña le fuera negado por su vecino cercano, el país más poderoso del planeta? A quién demandaría como abogada? A quién le pediría como ser humano? Ante qué organizaciones de derechos humanos denunciaría el crimen que otro estado está cometiendo con su hija? Cuánto lloraría, cuánto rezaría? Cuánto pediría que acabe de una vez el maldito bloqueo genocida como lo hacen las madres y los padres cubanos?

Su esposo, Barack Obama, el hombre más poderoso de la tierra, pasaría a la posteridad si tuviera el coraje y la sabiduría de  terminar con medio siglo de agresión perversa.

Tiene una buena justificación para que los pueblos lo eximan, para que no lo incluyan en la lista de responsables de tanta muerte inocente,  de tanta escasez, de tanta barbaridad.

Sólo debe respetar y cumplir el mandato  que con toda certeza,  la comunidad internacional expresará en la ONU este martes 26 de octubre demandando el fin del bloqueo genocida.

Hace dos  años, el Presidente Lula expresó que esperaba un  gesto  hacia Cuba del Presidente Obama y  ese gesto es que acabe con el bloqueo que no tiene ninguna justificación .  (6)

Junto a once millones de cubanos, la demanda universal que exigen  nuestros pueblos.
es Bloqueo Nunca Más.

 

Notas:

(1)  Mensaje de la Duma- Cámara Baja rusa a los parlamentarios de los países de la ONU solicitando la suspensión del bloqueo de EEUU contra Cuba,
Moscú, Agencias ITAR, TASS, 22 de octubre de 2010

(2)  Olga Salanueva e Ivette González, esposa e hija de René González, condenado injustamente a 15 años de prisión por monitorear organizaciones terroristas con sede en Miami. EEUU le ha negado por 10 años el visado a Olga Salanueva para visitar a su esposo.

(3) Aplicación de la Ley Helms   Burton aprobada por el Ex Presidente Clinton  en 1996

(4) Fragmento de carta de Antonio Guerrero, condenado injustamente a 21 años de prisión en EEUU por evitar acciones terroristas contra Cuba - 8 de junio de 2008 Comité Internacional por la Libertad de los Cinco.

(5) Instituto Nacional de Oncología, calle 29 y F, Vedado, Ciudad de La Habana Sala de Oncopediatría.

(6)     Brasilia, EFE, 18 de Diciembre de 2008. Cumbre de América Latina y el Caribe. Declaraciones de Lula durante la visita del Presidente cubano Raúl Castro. El jefe de Estado brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo  que espera "un gesto" del presidente electo de EE.UU., Barack Obama, y es que "acabe con un bloqueo que no tiene ninguna justificación". Obama "va a probar las diferencias del mandato que ejercerá si tiene algunos gestos", declaró Lula en Brasilia, y citó entre ellos una nueva política para América Latina, el Caribe y África, y el fin del bloqueo a Cuba, un país que, según dijo, "lo único que hizo de malo fue conquistar su libertad".

(Cubaminrex-/ Resumen Latinoamericano)

 

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster