CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

ArticulosInteres

CUBA Y NOSOTROS

Carlos Bouzas| Uruguay

Los últimos acontecimientos ocurridos en Cuba nos obligan a reflexionar en colectivo.

Como primera cosa, opto por separar la paja del trigo. No me mueve, en absoluto, la indignación oprobiosa de muchos de los gobernantes y representantes de la derecha vernácula. Huele a chamusquina. Sobre todo, porque, mientras gritan esa indignación, no se les mueve un pelo por los miles de civiles y algunos periodistas asesinados por fuego "amigo" en Irak, o el atropello a la organización de Naciones Unidas.

No. En este caso cabe lo de que los de afuera son de palo. Yo me refiero a la reflexión entre aquellos que nacimos -prácticamente- a la lucha social y política de la mano del ejemplo de la Revolución cubana, más todos los que se fueron sumando, posteriormente. Porque Cuba ha sido nuestro ejemplo; pero, también, nosotros somos su escudo.

Por supuesto que los hechos no han sido como se los presenta. No se trata de una ola represiva contra "periodistas independientes" y "disidentes", que son condenados por expresar "ideas distintas" a las del "régimen". No. Existen despachos de corresponsales de prensa que recogen opiniones de diplomáticos extranjeros en La Habana reconociendo que recibían dinero de organizaciones anticastristas o vinculadas al gobierno norteamericano y que se reunían en casa del jefe de la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana, James Cason", Reconocen que los secuestradores de la lancha lo hicieron huyendo, al haber sido descubierta su actividad. Opinan también que las penas son desmedidas. Es decir, que reconocen que ha habido algo más que una actividad política e intelectual autóctona; se había llegado a la acción financiada y alentada por una gran potencia, que desde hace cuarenta años está acosando a la Revolución cubana. La discrepancia radica en la magnitud de las penas.

Agreguemos en el análisis de que no es moco de pavo el peligro que deberá afrontar la Isla en el futuro próximo, desde el momento en que el mandamás de los Estados Unidos ya quiere emprenderla contra Siria, una vez terminada la operación "limpieza" en Irak, en tanto que el tal James Cason y otro diplomático norteamericano en el Caribe, han comenzado a hablar: "Desafortunadamente, por ser un país vecino, los problemas de Cuba también pueden tornarse como los problemas de Estados Unidos. Al margen del imperativo moral que impulsa nuestro apoyo a la democracia en Cuba, también tenemos un interés estratégico." (Cason). O "lo que ya está pasando en Irak va a mandar una señal muy positiva, y es muy bueno el ejemplo para Cuba". (porque lo de Irak es el inicio de) "una cruzada liberadora en busca de que todos los países del mundo, incluido Cuba, pongan en práctica un sistema democrático". (Hertell)

Dando por sentada la veracidad y gravedad de la situación descrita, me reafirmo en que la fortaleza de la revolución radica en su ejemplo; por lo tanto, no comparto ni ahí, la aplicación de la pena capital al cabo de juicios sumarios. Porque mañana, si hay que revisar los procedimientos, no habrá posibilidad de enmendar el error si lo hubiese habido. Lo ejemplar de la Revolución cubana no está en la dureza de las penas aplicadas a los que atentan contra ella, sino en la transformación de su sociedad con un criterio profundamente humano, soportando el jaque imperial y contando con la solidaridad internacional.

No puedo permitirme ser acrítico con mis amigos. Debo expresarles mis discrepancias para discutir fraternalmente. Aunque no pretendo que la Revolución redacte la plana como lo haremos nosotros -porque existe la diversidad- creo que hay valores universales para los humanistas.

Tampoco comparto -con todo el respeto por la magnitud intelectual que nos separa- la posición hecha pública por José Saramago: "Hasta aquí he llegado. Desde ahora en adelante Cuba seguirá su camino. Yo me quedo". No. Yo sigo. No puedo darme el lujo de perder de vista la utopía y todo lo que se acerque a ella.

Pero, empecinado, reclamo tomar en cuenta las opiniones de los que, en todo el Mundo, defendemos y apoyamos el esfuerzo del pueblo cubano por mantener su soberanía y sus conquistas sociales.


 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster