CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

ArticulosInteres

Sofocos y respiros de un año

Por Elsa Claro
http://progreso-semanal.com/4/images/semana245/cuba-econo.jpgLA HABANA - Cuando estás a la sombra, el sol calienta menos – solía decirnos abuelo Perico cada vez que de forma primaria queríamos dogmatizar algún criterio.  Siendo realistas, quien se asome a lo hecho en los últimos 12 meses en Cuba tiende a dar una o mil opiniones. Muchas tienen un sesgo casi fundamentalista.
Y sean académicos o profanos, hay reiteración cuando se alude al ritmo lento en la ejecución de las directrices aprobadas en el VI Congreso del PCC, (el día 18 hará un año) para reformar la economía de la Isla. Se entiende el pedido de hacer las cosas despacio y bien, pero las urgencias cotidianas se acumulan y provocan impaciencia en los de a pie, quienes dependen de un salario o una pensión, insuficientes mientras los precios de los alimentos se mantengan tan altos.
Las pifias en el desempeño de cualquier renglón son hoy más visibles. Lo mismo cuando se planifica mal y el resultado se siente en el desabastecimiento de algún producto o cuando la comercialización –tanto agrícola como industrial– es deficiente y, dígase sin rubor, ese sector cojea bastante.
La prensa destacaba recién el caso de los útiles de aseo. La industria entregó sus producciones en el monto y tiempo solicitados, pero no están en las unidades de venta de forma estable. Se parece a lo ocurrido con rastras llenas de viandas echadas a perder debido a la demora en trasladarlas al mercado. No es una referencia en pasado sino en lamentable tiempo presente.
Doña burocracia y la Señora negligencia andan juntas por muchos sitios, a veces acompañadas por Mister Corrupción. Para ciertos funcionarios es lo cómodo o conveniente. En algún caso pudiera ser –así lo parece– una resistencia pasiva al cambio. ¿No se le debería dar atención judicial a esa “incompetencia”? Lo que no se asume por las buenas requiere de un disciplinante mayor ¿o no?
Entre las virtudes del nuevo estilo de trabajo oficial que transcurre en Cuba, están los controles sistemáticos de los cuales se tiene noticia a través de los consejos de ministros. Otra fuerza es la disposición de ir modificando aquello que no funciona, según transcurren los sucesos, incluso si es preciso transformarlo varias veces. Esa receta ha sido certera en temas como el sistema impositivo y los ajustes en las leyes sobre entrega de tierras y parte, no todo, de cuanto se relaciona con la producción de alimentos, esfera aún urgida de ciertas flexibilidades sobre todo en comercialización. El mecanismo falla o no es perceptible en otros ámbitos importantes de la existencia. Un columnista del diario Granma se preguntaba hace poco cómo es posible que no se aplique determinado reglamento previsto en los Lineamientos. Habría que cuestionar, por qué no se cumple con otros. Entre los criterios recolectados en diferentes estratos sociales hay, además, temores con respecto a la lentitud legislativa.
No se ignora que es tarea ardua modificar o hacer nuevas leyes, pero algunas, imprescindibles para poner en marcha propósitos que también están entre los 300 y tantos del modelo económico que se está estableciendo, demoran en aparecer y con ellas aquello que se pretende cimentar.
El reciente anuncio de que se da luz verde a las cooperativas urbanas y con ellas se ampliaría la cantidad de modalidades laborales a ejercer de forma privada, aligera algunas expectativas, pero no calma varios temores. Si bien diferentes líneas de acción se dirigen a potenciar considerables hechos en los municipios, con recursos materiales y humanos locales y esa es buena táctica para el desarrollo, dicen los estudiosos de esa materia que debe ser adecuadamente promovido el andamiaje que las sustente. Ello supone, entre una miríada de factores, prever y prever.
El examen de algunas resoluciones que pudieran aliviar o concluir buena cantidad de proyectos indica que hay que usar lupa y de calibre. A examen un caso: la disposición que permite a organismos estatales contratar servicios  a particulares, funciona más-menos bien,  pero no en todos los casos se tuvieron en cuenta las distorsiones o accidentes para el pago al interesado. Las instituciones tienen un presupuesto para ese fin, pero no siempre se rigen por cuotas realistas.
Un ejemplo es el de un oficio algo raro y útil: reparación de instrumentos médicos. Recuperar  recursos tan caros en el mercado mundial, supone un ahorro millonario a escala de país. Sin embargo, el precio de venta del distribuidor a la unidad hospitalaria está fuertemente subsidiado. La ley indica que el pago al restaurador no debe exceder el 30% del costo, pero si ese precio se adulteró con el subsidio previo, lo que correspondería a quien devuelve su utilidad a los citados medios, es tan insignificante que no justifica el esfuerzo. No sería raro que ocurra en otros sectores y/o actividades.
Es imprescindible revisar con lente ancho lo tergiversado o mal concebido de una gran cantidad de reglas y formulismos que no funcionaron y que al subsistir completas o en parte, enquistadas en la letra pequeña no tenida en cuenta, entorpece los cambios.
Y pareciera hora de darle inicio, junto con lo nuevo, a aplicar mecanismos correctivos que contribuyan a que sea obligatorio consumar cuanto se resuelve, e ir eliminando el carácter utópico, acomodaticio y a veces voluntarista de uno que otro encargado de ejecutar lo que traería avances al país y ellos frenan. En cierta medida esas actitudes se proyectan sobre la sociedad alentando la indisciplina social. Parece que romper con la irresponsable rutina resulta más duro de lo calculado.
Y como no todo es sombra ni tampoco ardiente sol, hay anuncios esperanzadores. Como parte de la actividad central o acompañante de los grandes polos de desarrollo, es posible que nuestra economía crezca este año un poquito más de lo pensado (3,4%) como consecuencia de inversiones y actividades productivas en la esfera industrial y las construcciones. Tendrá cierto peso que se continúen privilegiando las exportaciones y disminuyendo las compras en el exterior con lo que se logra dentro.
La presente zafra azucarera fue reportada de regular al término del primer trimestre del 2012, pero que la provincia de Sancti Spiritus concluyera su plan de producción antes de fecha y fuera la primera también en lograr  azúcar blanco directo con la nueva tecnología implantada en varios ingenios y con calidad exportable, remoza perspectivas y ánimo en un sector que sufrió demasiado deterioro, como para lanzar creer en éxitos totales todavía.
La crisis global y las hasta ahora ineficientes medidas que las naciones ricas aplican para dilucidarla, pueden influir sobre un país pequeño y asediado, pero está visto, por lo obtenido hasta aquí, que si el empeño se encamina bien, hay saldo al final de la ruta. Parece, pese a todo, que es necesario entrar en pormenores y en por mayores de tanto que anda a medio camino  o está por comenzar. Creo que a buen paso también significa afinar la puntería.
Progreso Semanal/Weekly autoriza la reproducción total o parcial de los artículos de nuestros periodistas siempre y cuando se identifique la fuente y el autor.
(Cubaminrex)


 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster