CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

ArticulosInteres

Lumumba, semilla y esperanza de África.

CUBA, 14 de enero de 2011.- La historia de las guerras independentistas africanas recoge el protagonismo de varios líderes de ese gran continente, codiciado por las
potencias colonizadoras e imperialistas a través de los años.
  
Hace ya medio siglo la humanidad conoció uno de los actos más impunes que tuvo como objetivo segar la vida del líder negro Patricio Lumumba, primer ministro del Congo y defensor del pueblo.

Asesinado por la conspiración organizada por el gobierno de Bélgica, con la complicidad de Estados Unidos, Gran Bretaña y las Naciones Unidas, la desaparición física de Lumumba llevó a su país a la repugnante dictadura de Mobutu, fiel colaborador de los autores intelectuales y materiales del vil suceso.

Nacido el dos de junio de 1925, Patrice Emergy Lumumba, revolucionario y luchador por la independencia de su país, entonces colonia belga, creó  el Movimiento Nacional Congoleño y en poco tiempo pasó a ser el principal impulsor de la liberación de aquella nación, declarada república independiente el 30 de junio de 1960.

Las ideas progresistas y anticolonialistas del joven líder por la verdadera unidad africana, enfadaban a las grandes potencias occidentales, las cuales no cesaron  hasta eliminar físicamente al valeroso revolucionario.

El constante robo de los recursos naturales del Congo por parte de Bélgica fue siempre fustigado por el gobierno de Lumumba, cuya línea de acción tenía entre sus proclamas eliminar ese flagelo colonialista que aún prevalece en África.

Las riquezas de la República Democrática del Congo significaron una enorme tragedia para su pueblo, que vivió desde entonces cruentas guerras
civiles y sufrió las consecuencias de la dictadura Made in Bruselas.

A fines de septiembre de 1960, el coronel Mobutu Sese Seko tomó el poder en la capital y desató una ola de represión contra las organizaciones políticas; mientras, pocos días después, Lumumba era arrestado, pero logró escapar de esa acción y se refugió en su principal base de apoyo en Stanleyville.
  
El dos de diciembre de ese año el ejército volvió a capturarlo hasta que, finalmente y tras continúas torturas, lo asesinaron el 17 de enero de 1961
en Kananga.
   
Los sucesos contra Patricio Lumumba fueron presentados siempre como \"un arreglo de cuentas entre los bantúes\", lo cual formaba parte de la campaña
de desinformación orquestada por los responsables del crimen.
  
"Ninguna brutalidad, maltrato o tortura me ha doblegado porque prefiero morir con la cabeza en alto, con la fe inquebrantable y una profunda confianza en el futuro de mi país, a vivir sometido y pisoteando principios sagrados", escribió en carta a su esposa e hijos días antes de morir.
   
La historia e ideas del insigne luchador africano trascendió más allá de las fronteras de su país y hoy, a 50 años de su desaparición física, tienen plena vigencia entre los pueblos que aún luchan por su plena independencia
 
 \"Un día, afirmó Lumumba, la historia nos juzgará, pero no será la historia según Bruselas, París, Washington o la ONU, sino la de los países
emancipados del colonialismo y sus títeres". (Cubaminrex-AIN)

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster