CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Cubaminrex reproduce algunas respuestas enviadas al director del diario ecuatoriano “El Universo” sobre el artículo contra el Ché Guevara aparecido en ese periódico. Destacamos el mensaje del Ministro de Educación ecuatoriano Licenciado Raúl Vallejo

ECUADOR, 15 de mayo de 2007. Cubaminrex reproduce algunas respuestas enviadas al director del diario ecuatoriano “El Universo” sobre el artículo contra el Ché Guevara aparecido en ese periódico. Destacamos el mensaje del Ministro de Educación ecuatoriano Licenciado Raúl Vallejo.

Señor Director
Diario El Universo
De mi consideración:

El artículo "Camisetas Che'veres", de Gabriela Calderón, es no sólo un refrito periodístico e ideológico del artículo de Álvaro Vargas Llosa, que ella nombra con admiración pero del que se apropia sin la citación adecuada, sino también un artículo que emite conclusiones que carecen de sustento.

En primer lugar, Calderón no señala con exactitud qué es lo que ella escribe y qué es lo transcribe del artículo de Vargas Llosa hijo. La honestidad académica exigía que ella señalara, desde el comienzo, que su escrito era un resumen del artículo citado pero no lo hizo. Tanto cuando cita la biografía del Che, de Philippe Gavi, como las palabras de Nasser, lo que hace es reproducir las citas del propio Vargas Llosa hijo, pero tal como ella las pone aparecen como si fueran producto de su investigación.
En segundo lugar, la mención de las palabras del Che, respecto de "crear dos, tres… muchos Vietnam", y el episodio de Santana en la ceremonia del Oscar 2006, son ejemplos tomados del artículo de Vargas Llosa hijo, que tal como ella los pone parecerían fruto de su información pero son solo fruto de su refrito.

En tercer lugar, sus citas están descontextualizadas porque, como copia las ideas de Vargas Llosa hijo, ella no conoce el origen de las citas que éste utiliza ni el sentido que tuvieron en el momento en que fueron dichas o escritas por el Che y, no obstante, se hace cargo de ellas. La misma cita sobre "crear dos, tres… muchos Vietnam", no se refiere a una vocación por la violencia gratuita sino a la creación de focos de resistencia a la presencia militar norteamericana en el mundo. El análisis debió ser más profundo: en una guerra hay dos o más partes en conflicto: en Vietnam, el Imperio demostró mucha de la crueldad de la que es capaz –uso de bombas de napalm incluido– y el pueblo vietnamita mucho de la heroicidad que tienen los patriotas contra un invasor.

En cuarto lugar, la conclusión: "La diferencia entre los nazis y el Che es solamente de grados, no de naturaleza," es insostenible, no sólo en el contexto del artículo sino en la historia. Pero me voy a limitar al sentido periodístico de lo dicho: para llegar a esa conclusión, Calderón tendría que haber escrito un artículo comparando, en paralelo, lo hecho por los nazis y lo hecho por el Che: si encontraba que ambos, por ejemplo, estaban a favor del genocidio podría concluir lo que concluyó. Pero ella lo dice únicamente para reforzar su prejuicio ideológico contra el Che: eso no se llama crítica sino propaganda.

Finalmente, mezclar en el artículo al presidente Correa y al alcalde Tituaña sólo demuestra mala fe: uno puede admirar a alguien, en este caso al Che, por múltiples razones; aún cuando uno sepa que no se trata de un "santo laico", como pudiera pensarse desde los fabricantes de mitos, sino de un ser humano producto de su situación histórica concreta con errores y concepciones frente a las que se puede discrepar más allá de la admiración.

Debatir sobre la figura del Che sería objeto de un trabajo mucho más profundo; en todo caso, este debate sería con Alvaro Vargas Llosa –y sus citas y relatos de situaciones que no toman en cuenta el contexto histórico en que se produjeron– y no con su plagiaria.

Saludos cordiales,
Raúl Vallejo Corral

RESPUESTA a Gabriela Calderón (gcalderon@cato.org) sobre su artículo Camisetas ‘Ché’veres en contra del “CHE” Guevara

Quito, jueves 3 de mayo del 2007
Por: Inés Garzón Guerra
igarzonguerra@yahoo.com

Ayer en la noche un amigo me preguntó si había leído un artículo escrito por una mujer publicado el martes 1ro de mayo en El Universo, en contra del CHE Guevara, citándome escuetamente lo captado por él. Hoy en la mañana ingresé a la pág. web de El Universo y me topo con semejante muestra de ignorancia y maldad. Gabriela, todo lo que usted dice es mentira y saturado de malas intenciones. Usted lo sabe.

Sí, soy admiradora del CHE, de FIDEL y de todo el pueblo revolucionario cubano, desde que empezamos a recibir información sobre “la revolución de los barbudos”. Crecí escuchando por la radio, aún no había televisión, toda la información en contra de los comunistas en Cuba, en Sierra Maestra, etc. Lo mínimo era que comían niños, que los comunistas mataban a los curas y monjas, que los comunistas violaban mujeres, niñas, ancianas; que los comunistas acababan con los pueblos, en fin, horrores. Sin embargo, yo muy niña, 6-7 años, no me asusté, no les creí, luego siempre me preguntaba, ¿porqué con tanta horrible información nunca me dio miedo, no sentí temor?. Ahora que conozco la verdad puedo afirmar que sensorialmente la verdad y la mentira que se transmite a través de cualquier medio de comunicación, llega a la esencia de la vida del ser humano, de la naturaleza. Es el poder de los sentidos, de los sentimientos profundos. Es la química de la vida a la que debemos respetar y hacerle caso. La verdad y la mentira se difunde con la palabra hablada y escrita, recorre infinitas millas y llega, siempre llega y los seres humanos sensibles e inocentes de buenos sentimientos, captamos lo bueno y rechazamos lo malo, no es necesario ser letrados para sentir y saber dónde y cuándo nos mienten o dicen la verdad. Esta es la sabiduría de los seres humanos, de los animales, de la naturaleza.

Sí, a mas del instinto propio de la inocencia y pureza de la niñez, mas la sabiduría y respeto de mi padre y madre que sin dejar de escuchar todas las noticias, jamás emitieron opinión alguna ni a favor ni en contra mientras escuchábamos tales horrores y barbaridades que transmitían las emisoras. Como resultado de todo ello, luego de haber recibido semejante ataque a la revolución cubana, ya adulta y convencida de la verdad sobre este trascendental proceso político en la historia de América Latina y del mundo, y, gracias a la sabia y lapidaria frase de nuestros mayores que sembró en mi una de las reglas más importantes para formarme criterios serios, analíticos, justos y verdaderos: “en la vida hay que ver para creer”, digo con orgullo, que creo en el CHE, en FIDEL, en la REVOLUCIÓN SOCIALISTA CUBANA.

Usted Gabriela, posiblemente no ha tenido la gran suerte que tuvimos muchísimas mujeres y hombres, de aprender desde la niñez a sentir y mirar con el corazón, a valorar la vida por la esencia y no por la superficie. No se olvide de esta frase lapidaria: “ver para creer” pero, “VER CON EL ESPÍRITU Y LA RAZÓN”, las dos fuerzas a la par, por igual, horizontalmente, ni una más ni otra menos.

Personas como usted, como Vargas Llosa, Gamal Abdel Nasser, Philippe Gavi, Montaner y pocas personas más en el planeta que opinan en forma similar, deberían decidirse e ingresar a terapias de meditación profunda sobre los principios y valores de la vida en general. Le recomiendo, hace mucho bien, ahí usted aprende a ver y reconocer la vida y la verdad con el espíritu y la razón.

Gabriela, el mundo no es solo materia, el mundo es mucho espíritu, sentimiento, es más calidad que cantidad. Esto es algo que desconocen los capitalistas, pues su corazón y razón están nublados por la ambición material, dinero, lujos, vanidad, superficialidad, excesos, codicias, vicios; esto es a lo que ha conducido el capitalismo, a convertir a la gente en dependiente del consumo de cosas materiales, inútiles e innecesarias; pretende someter a la humanidad entera para que su único objetivo sea satisfacer sus ambiciones individuales sin importarles lo que ocurre o cuánto destruyen a su alrededor. Es por estas razones que se inventan guerras genocidas y, seres humanos como el CHE, se han visto obligados a luchar con esas horribles armas de fuego y defenderse de la muerte, como ocurrió en Cuba antes del triunfo de la revolución, como ocurrió en Vietnam que no le quedó más remedio al pueblo vietnamita que defenderse de los agresores e intrusos extranjeros asesinos norteamericanos que desde Estados Unidos viajaron a Vietnam a matar vietnamitas; así mismo como está ocurriendo hoy en día que el pueblo iraquí está defendiéndose en su propio país de los asesinos norteamericanos que viajan desde Estados Unidos hasta Irak a matar iraquíes; y lo peor, que los soldados estadounidenses, sus familias y el pueblo SON VÍCTIMAS de esa política terrorista hoy de Bush y el capitalismo. ¿Qué le parece? ¿Qué haría usted si asesinos de los Estados Unidos o de cualquier otro lugar llegan a su casa a matarle a usted y a su familia?

Gabriela, el socialismo nos enseña a sentir profundamente los principios de la vida, a compartir, no a competir entre hermanas/os; nos enseña el camino para no ser egoístas, individualistas e indolentes del dolor ajeno. Las y los socialistas no podemos ser felices si otras personas sufren. Yo le pregunto a usted: ¿es esto malo? Así era el CHE Gabriela, un hombre bueno, honesto, desprendido de lo personal y siempre pensando en los demás. Era un hombre pacífico y muy valiente, aquella valentía que la tienen los hombres y mujeres que nada temen pues su conciencia está libre, en paz. Prueba actual de ello, nuestro Presidente Rafael Correa, que por primera vez en la historia del Ecuador un Presidente NO TEME salir a las calles y marchar junto con el pueblo, del brazo de los trabajadores, de igual a igual. Así es como debe ser un líder político que no tiene “rabos de paja”, que tiene su conciencia tranquila. Otro ejemplo: el Alcalde Auky Tituaña en Cotacachi. Pregunte usted a cualquier persona que camina por las calles de Cotacachi, de Otavalo, de la Provincia de Imbabura qué opinan sobre Tituaña y la respuesta favorable, positiva, optimista y agradecida le dirá cuál es el pensamiento de ese hombre, de ese ciudadano ecuatoriano, indígena, bueno, generoso, inteligente, trabajador y sencillo. Don de la gente sabia, la sencillez, la humildad.

No importa todo cuanto digan personas detractoras del amor, de la verdad indiscutible sobre el CHE, sobre FIDEL o cualquier otro personaje que carcome sus conciencias porque atenta contra sus intereses, sus bolsillos. El gran resultado de la obra del CHE es que millones de seres humanos vivimos soñando y trabajando sin tregua para construir un mundo mejor, justo, generoso y compartido; un mundo sin analfabetos, en el cual todo ser humano tenga oportunidad para estudiar; sólo con educación el ser humano es realmente libre. Un mundo en el cual toda persona que enferme pueda con tranquilidad y seguridad dirigirse a un centro médico de calidad y ser atendida con amor, eficiencia y urgencia. Un mundo donde todos tengamos donde vivir con comodidad, con dignidad y crecer en un hogar de amor y paz. Un mundo donde la gente adulta tenga su fuente de trabajo que le signifique alimentar bien a su familia, vivir con holgura para crecer y desarrollarse en un ambiente de felicidad.

Gabriela, este desarrollo humano permitirá que los pueblos y planeta continúen con su proceso natural e histórico de existencia sin el gran riesgo que corremos en la actualidad a muy mediano plazo, que la humanidad se extinga y el planeta desaparezca por culpa de la explotación indiscriminada, irresponsable e irracional del capitalismo salvaje.

El CHE Guevara con su ejemplo de profunda calidad humana, fortaleza de espíritu y capacidad intelectual, ha sido, es y será la estrella que guíe los pasos firmes y acertados que demos millones de millones de seres humanos en aras del amor, justicia, respeto, equidad a la humanidad, a la naturaleza y a la vida en todo el universo.

CAMISETAS CHE’VERES

Señor Director de EL UNIVERSO

Ahora que se habla tanto de la libertad de prensa, espero merecer el derecho a que se publique en sus páginas esta carta para repudiar el articulo publicado el 1 de Mayo, suscrito por Gabriela Calderón, supongo que ecuatoriana y supongo que residente en Estados Unidos, que confiesa que su prima ignora quien es el Ché, lo que demuestra que la niña vive en un hueco oscuro, aislada del mundo, porque, con amor infinito o con odio recalcitrante, como el que profesa la autora de la nota en referencia, parece que nadie en el mundo desconoce al más grande revolucionario de la historia.

Cuánta distorsión y veneno en el corazón de la autora, seguramente aturdida por influencias de tránsfugas como Vargas Llosa cuyo padre estuvo innumerables veces en Cuba, alardeando amor y admiración a la revolución y a sus líderes.

El amor infinito que despierta el Guerrillero Heroico entre los pueblos del mundo les duele a los enceguecidos voceros de los promotores del terrorismo imperial, propiciantes de las dictaduras en Latinoamérica, las invasiones en Granada, Republica Dominicana, Panamá; la presencia de Pinochet y sus asesinatos y robos patrocinado por esa misma gente y los bombardeos en Irak, ante quienes personas como Gabriela Calderón guardan sospechoso silencio.

Claro que el Ché odiaba a esos asesinos, torturadores y genocidas; odio equivalente al que sentía Jesús cuando a latigazos expulsaba del templo a los mercaderes.

Ese resentimiento frente a la admiración inmensa que va más allá de las camisetas, explica los desvaríos de esa vecina del influyente Mr. Bush.

Arq. Alfredo Vera

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster