CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Cooperacion

Bravo “médicos cubanos”. Hasta cuando tanta ingratitud por parte de los opositores al gobierno venezolano.

VENEZULA, 29 de septiembre de 2010.- Estimados camaradas socialista, este articulo solo tiene una finalidad, solo busca un propósito y no es otro que el de agradecer, reivindicar, aclamar, pedir perdón, felicitar, dar las en horas buenas, suplicar, en fin, todos los adjetivos, adverbios y afines que quepan en este caso, donde quede muy en claro mi enorme reconocimiento y gratitud a todos los componente cubanos que hacen vida en Venezuela y a la vez, como venezolano y ciudadano comprometido con mi sociedad, pedirles mi más encarecido perdón por la ingrata e infame aptitud que toman muchos de mis compatriotas, que por el solo hecho de adversas a nuestro líder agreden, en un eterno sin razón, a estos compatriotas del mundo que su única labor es llevar ayuda y alivio al más humilde de mi pueblo.

Ahora quiero relatarles una historia, muy pero que muy real, de dos personas allegadas a mi vida, que son el más vivo ejemplo de INGRATITUD y porque no, de inmoralidad más grande para con estos grandiosos médicos cubanos y nuestra bella revolución. El relato es el siguiente: el padre de un gran amigo mío, con una edad superior a los 70 años, es un connotado antichavista, antirrevolucionario y odia a muerte a todos los cubanos y a su revolución. El padre de mi amigo es un viejito nacido en la madre patria, pero que ha hecho toda su vida en nuestra bella patria, vive gracias a dos pensiones del IVSS, que cobra y que le reportan mensualmente 2.400 bolívares y esto gracias únicamente a nuestro presidente.

Este viejito en cuestión, compra cada vez que puede en Mercal, hace unos meses se enfermó de Dengue y se curó en la clínica popular del paraíso, y unos meses más atrás, en una institución de salud española que le prestaba asistencia y que de paso, ya le retiro todas las ayudas porque cobra pensión en Venezuela y eso que es español, pero bueno, como les decía, unos meses atrás le diagnosticaron una cataratas en sus dos ojos, lo cual lo tenía muy consternado porque el médico que le recomendaron en este centro de salud adscripto al gobierno español le resultaba muy oneroso y en este momento el solo cuenta con las pensiones, ya que mi amigo no lo puede ayudar por su precaria situación económica.

Gracias a una parranda dominguera, en la que nuestro viejito en cuestión estuvo involucrado, este conoció a un maracucho, que por las mismas razones que en el caso del viejito y por esas mismas razones más que obvias, no voy a dar su nombre, pero en fin, como venia contando, el viejito conoce al maracucho, otro antichavista rajado, de hecho trabaja en un canal opositor a nuestra revolución y gobierno, pero que como tanto golillero mal agradecido que hay en esta bella patria, se había operado las cataratas en la misión milagro, con un médico cubano, el cual ahora era su amigo y que creen, había  quedado perfecto. El viejito en cuestión, ni lento ni perezoso y tan golillero como el maracucho, se puso en contacto con el médico en cuestión y en menos de tres días fue operado en un CDI y por esas cosas del destino me toco acompañarlo y fue donde conocí al maracucho, para resumirles lo que paso el día de la operación, el viejito se quedó asombrado de los equipos que habían en el CDI y de la oportuna atención, eso sí, de gente poco preparada menos, claro está, el médico en cuestión, mientras operaban al viejito, que dicho sea de paso no tardó ni media hora, el maracucho me relato el desastre de país en el que vivíamos, gracias al crápula de Chávez, pero eso sí, este médico en cuestión, aunque sea cubano, era muy bueno.

Mis estimados camaradas socialistas, de más está relatarles que el viejito quedó perfecto de su operación y que a partir de ese día, cada vez que lo veo, le hago la vida imposible, porque tanta ingratitud y tamaño de malagradecido no lo puedo soportar, ahora bien, vayamos al meollo del asunto y que no es otro que la aptitud del médico cubano que operó al viejito.

Este es un joven médico, nacido en el centro de esa hermosa isla, casado con una bella y joven médico cubana, que conoció en nuestra patria; al conocerlo note que era un hombre muy jovial y muy preparado, no solo en su campo, sino en el arte de la vida y la comunicación, muy común en las universidades socialistas, que preparan de manera integral a sus profesionales, pero lo que si noté y me llamó mucho la atención fue el resquemor, el cierto recelo como se enfrentaba, por primera vez, a la gente, como si siempre estuviese a la defensiva, pero luego nos dejaba ver todo su don de gente.

Días posteriores, reflexionando un poco sobre el asunto, me di cuenta  que ese resquemor, ese recelo inicial, está más que justificado, porque sino díganme Uds., amigos camaradas, estos grandes médicos dejan a su patria, a su familia, vienen en algunos casos a vivir con ciertas incomodidades, porque estemos claros, los que viven en los módulos de Barrio Adentro, viven dignamente pero de comodidades casi ninguna, viven en el medio de las más populosas barriadas citadinas, justo donde nuestros tan “dignos” médicos venezolanos se niegan rotundamente a ir, vienen a ayudar a nuestro pueblo en el área más sensible como lo es la salud, dan sus conocimientos, se entregan al bienestar de nuestro pueblo y que es lo que consiguen a cambio, una y otra vez, rechazo, ataques, vejaciones, a través de los medios de comunicación masivos opositores y estemos claros, también de mucha de la población nuestra, tanto escuálida como revolucionaria, que a veces en su desazón por la falta de atención, también la emprenden contra estos nobles seres.

Es increíble nuestra ingratitud y muestro mal agradecimiento para con estos HÉROES de la gran patria latinoamericana, que sacrifican gran parte de su bienestar y felicidad por ayudar a nuestro pueblo y nosotros, los socialistas realmente comprometidos, dejamos que los ataquen y no los defendemos en su más justa medida, de ahí que yo use esta mi palestra pública, muy pequeña quizás, exageradamente módica me dirán, pero que sé muy bien, que logra una buena repercusión, sobre todo en el seno de los más disasociados opositores, es por eso que aprovecho para hacerles este muy sentido homenaje, a todo ese pueblo CUBANO, que hace vida en nuestro país y que tan dignamente nos ayuda y nos quiere.

¡BRAVO MEDICOS CUBANOS, QUE VIVA CUBA, QUE VIVA FIDEL, QUE VIVA RAUL Y SOBRE TODO, QUE VIVA NUESTRA GRAN PATRIA GRANDE LATINOAMERICA!
(Embajada de Cuba en Venezuela – Abrebrecha)

 

 


 

<< Atrás

 

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster