CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Cooperacion

Dos mil razones para estar felices.

CHILE, 4 de agosto de 2010.  A José Isidro Vera Riquelme y a más de medio centenar de profesionales de la salud cubana que ayudan por estas tierras del sur de Chile,  le sobran motivos para celebrar. Especialmente a Loy, Martín, Carlos y Marilay, el equipo quirúrgico que asumió ayer el cronograma de intervenciones, acordadas de conjunto con el Hospital Clínico ”Herminda Martín” de Chillán.

             

 

Lejos estaban de imaginar ellos que la primera intervención de la mañana en el quirófano del Hospital de Campaña Cubano resultaría el caso número 2000, entre las miles asumidas por ambos equipos médicos, tanto en Chillán como en  Rancagua, el mismo colectivo multidisciplinario que a título de Contingente “Henry Reeve”, no cesa de salvar vidas, acumular vivencias, gratitudes, emociones, y ¿por qué no?, “corazones” por estas latitudes, a pocos días después del devastador terremoto del 27 de febrero último.

 

UN SANCARLINO AFORTUNADO

Una hernia inguinoescrotal le acompañaba por más de un año a José Isidro, un chileno nacido en la Comuna de San Carlos, de 64 años, hoy pensionado, quien dedicara gran parte de su vida laboral a reparar equipos electrodomésticos a domicilio. Una faena que, por más que quisiera retomar,  no podría asumir en su actual estado de salud, marcado por una insuficiencia renal crónica terminal, por hipertensión arterial no controlada, sometido a sucesivas hemodiálisis que le aplican en los últimos dos años y que mucho han lastrado su calidad de vida.

“Ningún médico se atrevía a operarme, porque no me daban seguridad de vida” –apuntó José Isidro en su post operatorio--, dando por sentado la reticencia de algunos especialistas en otros hospitales para realizar esta intervención, no sólo por las dimensiones de la hernia, sino por las posibles complicaciones en el acto quirúrgico. “Incluso –precisó— me llegaron a hacer todos los análisis complementarios en el Hospital de San Carlos, pero no se atrevían. Me dijeron que si me operaba, me moría”.

 

Todo ese peregrinar le había llevado a recorrer diversas instituciones médicas, sin solución a su caso. Hoy José Isidro ya ocupa una cama de las carpas de hospitalización en el hospital de campaña de la isla, y se recupera, conciente de saberse parte de una historia aún por contar entre los profesionales de una isla lejana en geografía, pero muy vital y “de  piel” en  la entrega.

“Y ya lo ve. El nefrólogo que me atiende aquí en el “Herminda Martín” me habló de los cubanos, que hacían un excelente trabajo,…y cuando me informaron de la posibilidad de operarme aquí, yo acepté encantado. Ya me habían dicho que los cubanos eran muy buenos” (…) Y aquí estoy, de este lado. Sólo me queda recuperarme. Soy muy afortunado” – argumentó.

 

Y  LOS PROFESIONALES….

De todas las intervenciones quirúrgicas que se han realizado en ambos hospitales de campaña de Chillán y Rancagua, unas 1 601 son cirugías mayores. Estos profesionales también operan en otras ocho instituciones hospitalarias de las Regiones O’Higgins y Bio bio. ¿Cómo valora el equipo quirúrgico el caso 2000?:

Jorge Lázaro Loys Fernández: (Especialista 1er Grado en Cirugía General- Ciudad de La Habana): Más que una experiencia social o profesional ha sido una experiencia humana. Estamos hablando de 2000 personas, en su mayoría gente muy humilde, y que por razones propias del sistema de salud de acá, no tenían una posibilidad real de resolver sus problemas de salud. Ayudarlos a solucionarlos ha constituido la mayor recompensa a nuestro esfuerzo y dedicación.

 

 

 

Miguel Ángel Martín González. (Especialista 2do Grado en Cirugía General- Ciudad de La Habana): “El paciente 2000 representa sólo un corte en relación con la cantidad de los casos operados y los que están por operar. Lo particular en este radica en la enfermedad de base, la insuficiencia renal crónica, que de por sí afecta mucho la calidad de vida de estos enfermos, al necesitar tres hemodiálisis semanales. A José Isidro se le sumaba el padecimiento de una hernia inguinoescrotal de un año de evolución, con varios episodios  de complicaciones, que mermaban aún más su calidad de vida. Por tanto, esta cirugía lo reintegra a la sociedad como una persona más activa, aún cuando deba continuar conviviendo con dicha insuficiencia, en espera de un transplante renal.”

 

Carlos Manuel Álvarez Ruffo. (Especialista en 1er Grado en Anestesiología y Reanimación.- Santiago de Cuba): “Una vez más ha prevalecido la calidad de nuestro trabajo en el quehacer quirúrgico. En lo particular, hemos puesto en práctica nuestra experiencia en el manejo de los pacientes con patologías graves, en escenarios donde la especialidad de anestesia se  ha visto limitada por la carencia de algunas prácticas profesionales. Ello ha posibilitado el intercambio entre los profesionales de la especialidad y de otras disciplinas médicas de ambos países.”

 

 

Marilay González Peralta. (Licenciada en Enfermería- Especialista en Unidad Quirúrgica.- Pinar del Río): Ha sido una experiencia inolvidable. El solo hecho de apreciar la gratitud y humildad con que se valora nuestro quehacer, reconforta y estimula a seguir trabajando.  Acá nos hemos ganado no sólo la confianza y el respeto del pueblo, sino también sus corazones. Chile nos ha ratificado lo que hemos aprendido en Cuba y en otros países donde hemos trabajado, que un mundo mejor es posible. Y con mucha modestia lo hemos comprendido a partir de nuestro desempeño como profesionales de la salud.

Y ha sido ese potencial humano y profesional de la isla el que ha hecho tangible esa realidad. Un ejército de batas blancas volcado de a lleno a rescatar, dentro de lo posible y en tan corto tiempo, todo lo humanamente salvable, como parte del sistema de atención de salud chileno al que tienen acceso por la vía quirúrgica y asistencial, tanto en la Región O’Higgins como en la del Bío Bio.

Son los mismos que desde el pasado 3 de marzo, le roban espacio al tiempo y protagonismo a la nostalgia, para revertir –amén de quienes lo pongan en duda o intenten desvirtuarlos-- los sinsabores de la distancia y/o la añoranza por sus seres queridos y la patria. Son hombres y mujeres de carne y hueso, con historias propias y otras aún por construir, que hoy valoran y agradecen aún mejor el “si po” o el “cachai” de estas tierras de América, como parte ya inseparable de su acervo cultural y humano.

(Cubaminrex – Embacuba Chile)

 

 


<< Atrás

 

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster