CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Cooperacion

Entre la medicina y el humanismo no hay cólera que resista.

HAITÍ, 3 de noviembre de 2010.- Salvar vidas es la premisa colectiva de los integrantes de la Brigada Médica Cubana en Haití, ante la nueva urgencia planteada por el  brote epidémico de cólera que afecta, fundamentalmente, al departamento de Artibonite.

Haití amanece entre sus montañas. En comunas como Gonaïves, Desdunes, L´Estere y San Marcos, los llamados heraldos de la salud laboran sin descanso para alejar a la población de un mayor azote de  la letal enfermedad.

Entre las satisfacciones compartidas por la obstetra Elsa Milanés está que ninguna embarazada ha fallecido, hasta este momento. Un hecho que traduce la dimensión del esfuerzo desplegado para lograr tal objetivo, si se tiene en cuenta el alto grado de vulnerabilidad que suelen tener las gestantes ante la aparición de epidemias.

Por su parte, Odette, una joven nicaragüense que estudia la especialidad de epidemiología cree que no pudo escoger un mejor lugar para su residencia médica que Haití. Llegó tras el terremoto y decidió permanecer junto al resto de la Brigada. Este sábado, sus compañeros le atribuyeron el mérito de haber convocado a los trabajadores del hospital a realizar una amplia labor de higiene para evitar los contagios.

No se puede dejar de mencionar a las doctoras Adelaide y Elis. Cada una cuenta en Haití 14 meses de estancia. Ambas se enfrentan, también, por primera vez, a una epidemia desconocida que les ha exigido un estudio sistemático.

Entre arrozales y por un camino pedregoso se encuentra el hospital “Maternité”, allí prestan servicios cuatro integrantes de la BMC que relatan cómo sacan de la gravedad a sus pacientes. Al mismo tiempo, extreman las precauciones en los cuidados, orientados por los sabios consejo el Dr. Gonzalo, Vice coordinador de la BMC.

Es mediodía y el sol amenaza con su más caliente brillantez. El calor no vence al equipo de guardia del hospital más frecuentado en L´Estere. La afluencia de casos enfermos de cólera es mayor que en las anteriores comunas, pero ha llegado refuerzo para afrontar la emergencia. Ahí encontramos a Narciso, médico norteamericano integrado a la BMC, atendiendo, sobre todo, a los menores que  arribaron en estado crítico. En pocas palabras los  cooperantes contaron sus experiencias en estas jornadas de desvelo, ajenos a que historias como esas superan los límites de lo extraordinario.

Atardece. Camino a San Marcos concluyen las ventas improvisadas de los comerciantes a la orilla del río. Jorge,  el Jefe de la brigada del departamento organiza la próxima jornada de los cooperantes que batallan contra el cólera en la zona. Alguien refuerza la idea de que un minuto es importante para salvar una vida.  (Cubaminrex – Embacuba Haití)

 

 

 

<< Atrás

 

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster