CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Cooperacion

Médicos en el Norte de Haití  con el trono de la virtud.


HAITÍ, 14 de febrero de 2011.- De Cabo Haitiano a Dos Ríos, el diario de campaña de José Martí, constituye, para los cubanos,  una de las primeras referencias sobre Haití. Así, el Apóstol de la Independencia, con ese privilegio de respirar el aroma de los pueblos, de sufrir sus tristezas y de encarnar sus sueños, nos remonta al siglo XIX de esta norteña ciudad, donde no parece que  ha pasado mucho el tiempo.
En ese emblemático lugar, Cabo Haitiano, se concentra un grupo de colaboradores cubanos de la salud. Al igual que toda la Brigada Médica,  mantiene entre sus prioridades de trabajo, disminuir la incidencia del cólera. Se suman al centenar de médicos y enfermeras  distribuidos por las diferentes comunas del Departamento del Norte. Tal es el caso de Pleine du Nord, Grand Rivière, Quartier Morin y Plaisance, entre otras, donde se le cierra el cerco a la epidemia con el trabajo de los Grupos de Pesquisa Activa (GPA), la labor educativa y el funcionamiento de los Centros de Tratamiento de Cólera, fundamentalmente.
De ahí que Oscar Fonseca y Rafael Corona, el jefe de departamento y el epidemiólogo, respectivamente, estudien minuciosamente los mapas. Señalan   cada rincón de esa parte de la geografía haitiana para eliminar, a tiempo, cualquier foco de contaminación con la eficaz incidencia de la GPA.
Fue en Plaisance donde se registraron los primeros casos de la epidemia en el Departamento del Norte. Su cercanía con el Artibonite,  hace pensar que los enfermos sostuvieron contacto directo con personas infectadas de esa localidad y trasladaron el vibrión colérico hacia su lugar de residencia. Gracias a la célere acción de la BMC,  ya existe una experiencia en el protocolo médico a seguir. Le ha sido muy útil al peruano Aldo Ponce Vargas, graduado de la ELAM, quien solo contaba con 5 años cuando escuchó hablar de cólera en su país, por primera vez. Asegura que en Haití completará su formación con el tratamiento de otras enfermedades que afectan a sus compatriotas.

 

Para Sonia Varona, quien llegó en diciembre, lo más reconfortante es ver  cómo, después que  llegan los pacientes en estado crítico, van respondiendo a los medicamentos y se recuperan. “No mueren”-comento. “No los dejamos”-acierta. Teresa Massip, por su parte, salió de la provincia de La Habana en diciembre. Estrena el orgullo de colaboradora internacionalista  de Mayabeque. Ambas enfermeras comparten la satisfacción  por la labor asignada. 
De vuelta a la historia, en Cabo Haitiano no es solo en la fachada de una casa con puertas y ventanas pintadas de azul, que viven los recuerdos del paso de un Héroe. Es, además, en la labor de cientos de mujeres y hombres de blanco vestir, quienes inspirados en el legado martiano, salvan vidas en Haití,  sin más trono que el de la utilidad de la virtud. (Cubaminrex – Embacuba Haití)

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster