CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Discursos e Intervenciones

Mundo

Conferencia de prensa ofrecida por Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, acerca del Informe de Cuba sobre el bloqueo, el 16 de septiembre de 2009, “Año del 50 Aniversario del Triunfo de la Revolución”

(Versiones Taquigráficas-Consejo de Estado)

Carina Soto (Moderadora).- Muy buenos días.

Bienvenidos a la presentación del informe de Cuba en virtud de la Resolución 61 de Naciones Unidas: Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, que será presentado a la prensa aquí presente, por el Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, compañero Bruno Rodríguez Parrilla.
Ministro, tenemos aquí la presencia de los medios de prensa nacional y de la prensa extranjera acreditada. De la prensa extranjera acreditada hay una representación de 63 corresponsales de 41 medios de 15 países. Esta presentación se está trasmitiendo por la cadena Cubavisión Internacional y por las ondas de Radio Habana Cuba.

Ministro, gracias. Usted tiene la palabra.

Bruno Rodríguez.- Muchas gracias.

Les agradezco su asistencia.

Es una conferencia de prensa para abordar un tema que todos los años tratamos, pero esta vez lo hacemos en circunstancias —a mi manera de ver— nuevas.

No hay cambio en la política de bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba. La política de bloqueo permanece intacta, las regulaciones del bloqueo están en completa aplicación; por tanto, por decimoctava ocasión consecutiva, el miércoles 28 de octubre, la Asamblea General de las Naciones Unidas considerará este tema de su agenda y tomará acción sobre un Proyecto de Resolución.

En el 2008, este Proyecto de Resolución que condena al bloqueo, concitó 185 votos. Esto significa una abrumadora mayoría de los estados miembros de las Naciones Unidas, y es uno de los elementos que confirman el absoluto aislamiento internacional de la política de bloqueo contra nuestro país.

El Informe de Cuba será publicado en los próximos días, y ustedes lo recibirán al terminar esta conferencia de prensa.

Por su parte, el informe que presentará el Secretario General estará integrado por las respuestas a la Resolución anterior, que solicita a los países que presenten sus consideraciones sobre este tema al Secretario General de las Naciones Unidas por 122 informes de estados miembros de Naciones Unidas; es decir, 122 estados se pronunciaron en contra del bloqueo y la aplicación de medidas coercitivas extraterritoriales contra Cuba, y se dirigieron, en respaldo a la solicitud de la eliminación de estas medidas, al Secretario General de Naciones Unidas. Esto significa cinco respuestas más que las del año anterior.

Veinticuatro organizaciones internacionales, agencias especializadas de Naciones Unidas, o fondos o programas de Naciones Unidas, es decir, organizaciones intergubernamentales, se dirigieron también al Secretario General en idéntica posición.

El bloqueo califica como un acto de genocidio, según las convenciones de Ginebra.
Queda claramente expuesto en aquel memorando de 1960 —que se desclasificó 30 años después—, que el objetivo del bloqueo es causar hambre, sufrimiento y desesperación en el pueblo cubano.

Según las convenciones de Ginebra, califica como un acto de genocidio, es una política criminal. El bloqueo es éticamente inaceptable, como en su momento enfatizó el Papa, es éticamente inaceptable. Es, además, una política fallida y obsoleta, no ha funcionado durante 50 años, no ha acercado a los sectores norteamericanos que buscan la destrucción de la Revolución Cubana a su objetivo, pertenece a una época distinta. No hay manera de explicar la permanencia del bloqueo en el mundo de hoy.

El bloqueo es, además, ilegal. Es una violación de la Carta de Naciones Unidas, en particular de sus propósitos y principios. Viola las normas del sistema de comercio internacional, impide la libertad de navegación. Es, además, una transgresión al derecho a la paz, al derecho al desarrollo y al derecho a la seguridad de un Estado soberano, según la manera en que Naciones Unidas precisamente conceptúa estos derechos como atributo de cualquier Estado.

El bloqueo constituye, además, una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos del pueblo cubano, y es el principal obstáculo para nuestro desarrollo económico y social.
Es cierto que hay impacto de la crisis económica global en nuestra economía, es cierto que hay otros factores; pero afirmo, en toda propiedad, que el obstáculo principal al desarrollo de Cuba es el bloqueo económico, comercial y financiero aplicado durante más de 50 años hasta este minuto.

La política de bloqueo permanece intacta. La llegada al gobierno de un nuevo presidente de Estados Unidos no ha significado ningún cambio en la aplicación del bloqueo, ni en el desarrollo de esa política.

De hecho, como medios de prensa internacionales han publicado en estos días, hace apenas 48 horas, el presidente Obama se dirigió a los Secretarios de Estado y de Comercio de su gobierno, para comunicar su decisión de continuar la aplicación de las medidas de bloqueo en lo que calificó en razón de “el interés nacional de Estados Unidos”, a pesar de las numerosas encuestas que demuestran que una clara, amplia y creciente mayoría de los norteamericanos se oponen al bloqueo a Cuba. Incluso, los datos también demuestran, según recientes encuestas, que la mayoría de la emigración cubana residente en Estados Unidos se opone al bloqueo y a las diversas medidas que le impiden una relación normal con su país de origen.

Las medidas del 13 de abril, que ustedes conocen, no se aplicaron hasta hace apenas una semana, a partir de que las regulaciones que las pondrían en vigor y que explicaban la manera en que serían aplicadas, no habían sido emitidas. Disponiendo ya de estas regulaciones, afirmo que estas medidas solo eliminan la mayoría de las restricciones que prohíben los vínculos de los cubanos residentes en Estados Unidos con sus familiares en Cuba en cuanto a viajes y a remesas.

Es cierto que eliminan la mayoría de las más brutales y extremas restricciones que aplicó Bush, mutilando a la familia cubana. Dejan otras restricciones. No debería haber ninguna restricción a las relaciones de los cubanos emigrados con su país de origen.

Aunque incluyen también la autorización para que empresas norteamericanas realicen determinadas operaciones de telecomunicaciones con Cuba, ello dependerá de la modificación de otras restricciones que permanecen en vigor, y sobre las cuales no se ha dicho una palabra, que impiden su real aplicación.

Tampoco se ha dicho nada sobre la práctica, en violación de las propias leyes norteamericanas de robar directamente fondos cubanos congelados en bancos norteamericanos, en algunos casos relacionados con negocios de telecomunicaciones, a partir de decisiones judiciales, espurias y venales.

Todos los atributos del bloqueo, todas las prácticas del bloqueo, están en vigencia y completa aplicación. Se continuó impidiendo a Cuba la exportación de bienes y servicios a Estados Unidos y se prohíbe a los productores norteamericanos exportar a Cuba.

A las subsidiarias norteamericanas en terceros países, en un acto de aplicación extraterritorial de la legislación norteamericana, violatorio del derecho internacional, se les prohíbe cualquier tipo de transacción con empresas cubanas. Ni siquiera durante los momentos del impacto de los huracanes a nuestro país se permitió ninguna excepción a esta política.

Se mantiene la prohibición a empresas de terceros países; es decir, registradas en otros territorios, de vender bienes o servicios a Cuba cuya tecnología contenga más de un 10% de componentes estadounidenses. Es otra brutal aplicación extraterritorial contra la soberanía de terceros países, contra los empresarios de terceros países, de las leyes del bloqueo.

A los bancos de terceros países se les impide, hasta este minuto, abrir cuentas o realizar transacciones financieras en dólares norteamericanos, lo mismo con personas jurídicas que naturales de nuestro país.

A los buques que transportan mercancías desde Cuba o hacia Cuba, se les sigue prohibiendo atracar en puertos norteamericanos en un período de 180 días, lo cual es también otra implicación extraterritorial, que demuestra, junto a tantos otros elementos, como algunos de los que he mencionado, que el bloqueo no puede ser considerado en modo alguno un asunto bilateral entre Estados Unidos y Cuba, sino que afecta la soberanía de terceros estados, afecta el Derecho Internacional y, por tanto, es materia de preocupación de la comunidad de Estados.

Algunos ejemplos recientes de la aplicación del bloqueo. Me voy a referir solamente a ejemplos del 2009; es decir, de los últimos meses:

El 30 de junio la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) multó a la filial norteamericana Phillips por la compra de equipos médicos realizada por Cuba, sobre lo cual ustedes han recibido amplia información y conocen nuestro pensamiento, a partir de las reflexiones del Comandante en Jefe Fidel Castro al respecto.

. La empresa Merck and Company no pudo vender a Cuba el medicamento Elspar para niños que padecen leucemia linfoblástica. Estamos hablando de niños enfermos de cáncer, niños enfermos de leucemia. Este producto se aplica a niños que hacen intolerancia o alergia a otros medicamentos similares similares que existen en el mercado.

El resultado de esta prohibición es que los niños alérgicos a otros medicamentos no pueden recibir este tratamiento y, por tanto, sufren efectos adicionales de esta enfermedad y se acorta dramáticamente su expectativa de vida. Es un ejemplo criminal de la aplicación del bloqueo contra sectores vulnerables como la infancia y áreas como la salud donde, ni siquiera en estado de guerra, las Convenciones Internacionales permiten aplicar bloqueo de medicamentos o alimentos.

A las empresas norteamericanas Numed, Aga y Boston Scientific se les prohibió vender catéteres, coils, guías y stents destinados al tratamiento de niños cubanos con cardiopatía congénita.

Estamos hablando aquí de dispositivos para tratar afecciones, tumores o aneurismas en el sistema circulatorio o neurológico a nivel pediátrico; niños pequeños que no pueden ser atendidos si no se dispone de esos dispositivos especiales que son de producción norteamericana. A falta de esos dispositivos especiales, comprenderán que tiene que movilizarse prácticamente todo nuestro sistema de salud para resolver cada caso o, incluso, atender algunos de estos casos en terceros países, porque son dispositivos indispensables para salvar la vida de niños con cardiopatía congénita o tumores.

. El Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular no ha podido comprar un dispositivo para la extracción de electrodos permanentes, cuya patente única la tiene la compañía Cook Vascular inc. norteamericana, dispositivo indispensable para realizar estos procederes.

A falta de esos dispositivos, hay que reunir a la cirugía. El recurso alternativo a la falta de un dispositivo de estos, es la cirugía de elevado riesgo sobre pacientes con cardiopatía, lo cual constituye otra manifestación realmente criminal del bloqueo contra Cuba.

En el sector agroalimentario, en una época de escandalosa subida de los precios de los alimentos, a resultas de la especulación financiera; del impacto de la producción, lanzada por iniciativa de Bush, de agrocombustibles basados en alimentos; bajo el impacto de la crisis económica global, en un país que perdió el 20% de su Producto Interno Bruto, a consecuencia de tres huracanes; se produjeron pérdidas por impacto del bloqueo por valor de 122 millones de dólares. Por obstáculos a transacciones, solamente a la empresa ALIMPORT tuvo en el último año daños por 155 millones de dólares. Estas son cifras que, vistas en la magnitud de una economía pequeña, como la cubana, en condiciones de crisis económica global y de un país devastado por huracanes, a pesar del enorme esfuerzo y la marcha exitosa de los procesos de recuperación, que demandan tiempo y grandes recursos, sin embargo sufre estos impactos.

A consecuencia del bloqueo, la Industria Turística cubana dejó de percibir ingresos por más de 1 210 millones de dólares. Se sabe que es uno de los ingresos fundamentales del país.

La Industria Sideromecánica sufrió afectaciones por 38 millones de dólares. Con ese dinero solamente se hubieran podido adquirir, por ejemplo, 140 000 refrigeradores.

La empresa ETECSA, de Telecomunicaciones, ha sufrido pérdidas por más de 53 millones de dólares por no haber podido acceder al mercado norteamericano para comprar piezas de repuesto y otros insumos.

Las afectaciones al Sector del Transporte fueron de más de 357 millones de dólares; al de la Construcción en más de 47 millones y a la Industria Azucarera en más de 127 millones de dólares.
El pasado 24 de agosto la OFAC multó por casi 6 millones de dólares —una de las multas más altas aplicadas a escala internacional— al conglomerado financiero Australia New Zealand Bank Group por realizar transacciones en beneficio de Cuba a través de cuentas de bancos estadounidenses. Otra aplicación de manera extraterritorial, de las leyes del bloqueo.

Sin las multas a Cuba quebraría la OFAC. La mitad de los ingresos de la OFAC, son resultado de la aplicación de leyes del bloqueo contra Cuba. Se supone que la OFAC se ocupe de perseguir todas las transacciones ilegales de empresas norteamericanas o que afectan a los Estados Unidos de América, pero dedica más tiempo, recursos y personal a perseguir las transacciones financieras y los negocios de Cuba que al resto de sus asuntos, como el terrorismo y el narcotráfico.

Ha impuesto —solamente entre enero y septiembre de 2009— 23 multas a empresas o individuos por supuestas violaciones de la legislación norteamericana, la mitad de ellas relacionadas con Cuba.

El daño total del bloqueo en estos 50 años es muy difícil de calcular. Implica daños indirectos, implica contabilizar efectos que se multiplican. ¿Cómo contabilizar el efecto disuasivo que tiene el bloqueo con relación a exportadores internacionales? ¿Cómo contabilizar el efecto amedrentador que tiene el bloqueo contra inversionistas extranjeros? ¿Cómo contabilizar el daño que hace el llamado riesgo-país, establecido, precisamente, a partir de que este es un país sometido a un bloqueo por la principal economía de este planeta que está a 90 millas de sus costas?

Los cálculos cubanos han sido validados internacionalmente, incluso, en una visita de una comisión del mecanismo de supervisión del Congreso de Estados Unidos, hace pocos años, que investigó la metodología cubana para los cálculos de los daños del bloqueo y consideró que era técnicamente irreprochable.

Cálculos muy conservadores indican que el bloqueo ha provocado, desde su inicio, daños por valor de 236 000 millones de dólares, a los precios actuales del dólar norteamericano. No incluye daños directos ocasionados a objetivos económicos y sociales del país por sabotajes y actos terroristas que, durante décadas, se organizaron y financiaron desde territorio norteamericano.

Cuba solicita una vez más el apoyo de la comunidad internacional al Proyecto de Resolución que será presentado el próximo 28 de octubre a la Asamblea General de las Naciones Unidas, titulado: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba.”

Exigimos el cese inmediato e incondicional del bloqueo contra nuestro país.

Podremos responder preguntas ahora.

Moderadora.- Por favor, los corresponsales y los periodistas que quieran preguntar.

Michael Voss (BBC).- Ministro, los norteamericanos plantean que Cuba debe hacer algunos gestos, tales como liberar los viajes eliminando el permiso de salida de inmigración. Su predecesor, hace dos años, dijo aquí, en conferencia de prensa, que el gobierno estaba discutiendo. Su reacción de eso.

También otra cosa, no sé si puede decir algo en inglés, de su reacción esta semana de la continuación del bloqueo.

Bruno Rodríguez.- No podría hacerlo aquí en la conferencia de prensa, que está siendo trasmitida para el público cubano.

Entiendo que vamos a responder preguntas sobre el bloqueo. Interpreto que su pregunta es si Cuba hará gestos o cambios para conseguir el levantamiento del bloqueo.

Como he descrito, el bloqueo es una política ilegal, criminal, genocida, inmoral; pero, además, totalmente unilateral.

Cuba no discrimina a las empresas norteamericanas, no restringe el turismo a Cuba, no discrimina a los ciudadanos norteamericanos que visitan a nuestro país en cualquier condición; Cuba no ocupa ninguna porción de territorio norteamericano con una base militar; en Cuba no hay ciudadanos norteamericanos presos políticos, como los cinco luchadores antiterroristas cubanos en Estados Unidos.

De manera que la política de bloqueo, como parte de una política de agresión y de aislamiento a Cuba, practicada durante 50 años, es de naturaleza totalmente unilateral y debe ser también levantada de manera unilateral. Debe ser levantada porque es ilegal; debe ser levantada porque es éticamente inaceptable; debe ser levantada porque es obsoleta, pertenece a otros tiempos, no cabe en el mundo de hoy. Debe ser levantada porque causa dolor, sufrimiento; es una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos, daña a los sectores más vulnerables. He puesto aquí ejemplos de la manera en que afecta a niños enfermos de cáncer y de cardiopatías.

Pero es una política que debe ser también levantada porque es el reclamo unánime de la comunidad internacional, de la opinión pública mundial.

Debe ser levantada porque es la opinión de la mayoría de los norteamericanos, tal como reflejan las últimas encuestas. He visto una encuesta reciente en la que el 76% de los norteamericanos considera que el bloqueo debe ser levantado.

El bloqueo daña a la emigración cubana que reside en Estados Unidos y es otra razón para que sea levantado.

El bloqueo, además, afecta los intereses nacionales de Estados Unidos; afecta a su empresa privada en condiciones de una crisis económica global, los priva de un mercado, los priva de relaciones con un país que es pequeño, pero que tiene fabulosos avances en el terreno de las investigaciones médicas; obliga a médicos norteamericanos a pedir licencias absurdas para poder utilizar una tecnología cubana, como ha sido autorizado de manera muy excepcional; priva a los ciudadanos norteamericanos de medicamentos de última generación, como, por ejemplo, para tratar el pie diabético, y hay millones de diabéticos en Estados Unidos; priva al pueblo norteamericano de vacunas para enfermedades que han tenido situaciones epidémicas en Estados Unidos, y priva a los ciudadanos norteamericanos de la libertad de viajar, que yo entiendo que es un derecho constitucional de los norteamericanos. Entonces hay muchas razones para levantar el bloqueo.

Es ridículo que al único país del mundo adonde se prohíbe viajar a los norteamericanos es Cuba, ¿por qué? ¿Se teme a que se informen de primera mano de la realidad cubana, a que vean este país? ¿Se teme a que hablen con los cubanos, a que conozcan a la gente aquí, a que caminen por nuestras calles? ¿Por qué se priva a los norteamericanos de ese derecho, de esa restricción a su libertad de viajar que jamás se ha aplicado para países incluso con los que Estados Unidos ha tenido conflictos o diferencias?

Ni en momentos previos a la agresión norteamericana contra Iraq se prohibía a los ciudadanos norteamericanos visitar Bagdad. Antes de la guerra lanzada por Estados Unidos contra Afganistán se permitía a los ciudadanos norteamericanos visitar Kandahar o Kabul. ¿Es Cuba la “fruta prohibida”? ¿Qué explicación tiene esa política?

De manera que hay dos razones para levantar el bloqueo: la primera razón es que es unilateral y unilateralmente debe ser levantado; es una agresión que debe cesar, es un acto de guerra económica que debe terminar. En segundo lugar, viola Convenciones Internacionales, viola el Derecho Internacional, viola los derechos de los norteamericanos, de los cubanos que residen en ese país y se opone a la creciente opinión del pueblo norteamericano de que es una política absurda.
Andrea Rodríguez (AP).- Buenos días.

Ministro, ¿hubo alguna expectativa por parte de Cuba de que el presidente Obama no firmara, como lo hizo este lunes, la resolución que da continuidad a las sanciones contra Cuba? ¿Significa esto de alguna manera que se cerró una puerta que se había abierto, de expectativa de mejoras entre las relaciones? ¿Cuba lo considera así?, por un lado; por otro lado, ¿esto qué panorama les da a las negociaciones que, tengo entendido, se realizaran esta semana en relación al correo directo entre Cuba y Estados Unidos?

Gracias.

Bruno Rodríguez.- Me voy a referir sólo a los aspectos que tienen que ver con el tema de esta conferencia de prensa, que es la aplicación del bloqueo.

Corresponderá a los norteamericanos juzgar si el presidente norteamericano, Obama, está equivocado o no, cuando aduce razones de interés nacional para mantener la aplicación del bloqueo contra Cuba.

Debo decir que esta comunicación anual, que han hecho todos los Presidentes norteamericanos a lo largo de la historia, es insólita. Se basa nada menos que en la Ley de Comercio con el Enemigo del año 1917; hace un rato apuntaba que es una política obsoleta, esto es un verdadero anacronismo.
En primer lugar, el Presidente Obama acaba de dirigirse a sus Secretarios de Estado y del Tesoro, en aplicación de esa ley de 1917, para decir que debe continuar su aplicación en el caso de Cuba.
En segundo lugar, resulta curioso que el único país del planeta al que se está aplicando esa ley es a Cuba.

En tercer lugar, es una ley cuyo texto declara con exactitud que se aplica para situaciones de guerra, relacionada su aplicación con el estado de guerra. Y es obvio que no es aplicable, en modo alguno, a la situación entre Estados Unidos y Cuba. Obviamente al margen de esto, hay otras leyes, como la Helms-Burton, que en cualquier caso codifican el bloqueo.

Considero, al mismo tiempo, que el Presidente Obama tiene amplias facultades ejecutivas para modificar la aplicación del bloqueo. Es cierto que él no puede cambiar las leyes norteamericanas, pero sí tiene todos los poderes constitucionales para, mediante licencias o decisiones ejecutivas, mediante la aplicación de licencias generales, por ejemplo, en el caso de los viajes de los ciudadanos norteamericanos a Cuba, o las excepciones de carácter humanitario, o en razón de interés nacional u otras, por las cuales puede modificar decenas y decenas de regulaciones del bloqueo, de manera que él tiene la capacidad de hacerlo.

De otra parte, en el Congreso norteamericano se ha activado marcadamente el debate en relación con el bloqueo, al que muchos senadores califican de una política fallida y obsoleta contra Cuba, y es evidente que se configura una mayoría en el Congreso de Estados Unidos a favor del cambio de política de bloqueo. De hecho, Bush amenazaba al Congreso de Estados Unidos con vetar iniciativas legislativas que perseguían el fin de flexibilizar aspectos del bloqueo. Obama, al parecer, no tendría que hacerlo, porque en el Congreso norteamericano el debate demuestra que hay un desarrollo de esa mayoría en favor de la eliminación del bloqueo.

Obama fue un presidente electo sobre la base del cambio, los norteamericanos votaron por él porque él prometió hacer cambios. ¿Dónde está el cambio en el bloqueo a Cuba? No hay cambio.

Es cierto que hay menos agresividad, una retórica menos agresiva contra Cuba; es cierto que se han aplicado estas medidas específicas sobre viajes y remesas de lo emigrados cubanos, de alcance extremadamente limitado, totalmente insuficientes, que no tienen que ver, además, con el bloqueo contra Cuba, cuyos componentes he descrito hasta aquí, sino que tienen que ver más con las relaciones entre el gobierno norteamericano y la emigración cubana, o la rectificación de políticas brutales de Bush, que mutilaron la familia cubana, determinaron quién es familia, quién no es familia, establecieron prohibiciones que ni en caso de guerra ha aplicado Estados Unidos contra otras minorías residentes en su territorio.

Diría que el presidente Obama se ha mostrado como un hombre bien intencionado, inteligente, como un político moderno. Cuba ha expresado disposición a un diálogo en condición de iguales, sin sombra a nuestra independencia, soberanía, ni autodeterminación. Al mismo tiempo, ha quedado claro que Cuba no va a negociar con nadie, ni con Estados Unidos, ni con ningún gobierno, ni con ningún grupo de países, sus asuntos internos. Y el presidente Obama tiene la oportunidad histórica de usar sus facultades ejecutivas, o de liderar la eliminación del bloqueo a Cuba.

Nuestro pueblo pone sus esfuerzos, es optimista y tiene confianza en nuestro futuro, que está asentado sobre una base sólida. El desarrollo de nuestra economía continuará, la recuperación de nuestra economía en todos estos años muestra una tendencia irreversible, y Cuba, con bloqueo, con impacto de la crisis económica global, con impacto del cambio climático, de los huracanes, continuará adelante; y la Revolución Cubana es sólida e imbatible con bloqueo o sin bloqueo.
Javier Otazu (EFE).- Buenos días, Ministro.

Acaba de calificar al presidente Obama como moderno y bien intencionado. Entonces, ¿a qué se debe, según usted, que persiste sin cambiar ni una sola coma en la política de bloqueo?
Si me permite, ¿le puedo hacer otra pregunta que se saldría del tema del bloqueo?

Bruno Rodríguez.- Haga otra, porque a esa le voy a responder que tiene que preguntarle al Presidente Obama (Risas).

Javier Otazu.- Podría usted, como ministro del gobierno, darnos un poco la visión que hoy tiene el gobierno sobre el evento que va a haber el próximo domingo en la Plaza de la Revolución, en el concierto de Paz sin Fronteras (Risas).

Bruno Rodríguez.- Yo creo que es un reflejo de la opinión pública internacional, que se pronuncia por un cambio en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Me parece que es una manifestación a favor de la paz.

El bloqueo es un acto de guerra económica. Entiendo que los artistas que van a cantar a la paz aquí el domingo, en ningún caso, entenderían que esta política absurda de bloqueo continúe; pero, bueno, corresponderá a ellos opinar.

Shasta Darlington (CNN).- Bueno días, Ministro.

Usted ha mencionado algunas de las cosas que el presidente Obama pudiera haber hecho. Si no se puede levantar el bloqueo, por ejemplo, dejar a estadounidenses viajar libremente. También el gobernador Bill Richardson, que vino acá hace poco, mencionó algunas cosas que Cuba podría hacer. Él mencionó dejar a cubanos viajar más libremente a Estados Unidos, una vez que tienen visas con menos aranceles; también mencionó aceptar una propuesta que, supuestamente, Estados Unidos ha hecho, para que los diplomáticos de los dos países puedan moverse más libremente dentro de esos dos países. ¿Qué respuesta tendría usted?

Bruno Rodríguez.- Me excuso, pero me parece que la pregunta se aparta del tema que estamos tratando, que es la aplicación del bloqueo contra Cuba, y le pido que me excuse y me permita declinar responder a ella.

Les agradezco mucho que hayan estado con nosotros.

Moderadora.- Muchas gracias a todos, muchas gracias, Ministro.

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster