CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Enfrentamiento al narcotráfico

El último “bombardeo”

CUBA, 4 de enero de 2010.- Era el amanecer del 5 de julio del 2009, cuando se conoció de la violación del espacio aéreo cubano por una avioneta sospechosa de tráfico de drogas en la zona de Marea del Portillo, provincia de Granma, que volaba a baja altura y se dirigía hacia el norte.

Minutos más tarde se tuvieron noticias del "bombardeo" de varios bultos en la zona del municipio camagüeyano de Guáimaro. A las 8:40 horas aterrizaba —por fallas en sus bujías— la aeronave del tipo "Paiper 23", matrícula N393G, en la pista de la playa de Santa Lucía y fueron detenidos tres ciudadanos jamaicanos que viajaban a bordo.

La rápida movilización y acción combinada de los efectivos del MININT, las FAR, colaboradores de los Destacamentos Mirando al Mar y de la población en general, permitió realizar una pormenorizada revisión del litoral y en dos poblados de Guáimaro se logró recuperar 13 bultos con un total de 465 kilogramos de marihuana.

En nuestro territorio no se detectaba un "bombardeo" de drogas desde el año 2004, cuando fue incautada la carga lanzada, pero resultó imposible capturar el avión.

Travesía suicida

Las Direcciones Nacional Antidrogas y de Tropas Guardafronteras del MININT y la Sección de Tránsito Aéreo de la Defensa Antiaérea y Fuerza Aérea Revolucionaria (DAAFAR), desde el año 2006 mantenían un seguimiento operativo a esta avioneta, la cual había violado varias veces el espacio aéreo cubano, empleando el patrón de vuelo que usualmente utilizan los narcotraficantes.

El proceso investigativo ha permitido establecer que ese medio había sobrevolado nuestro espacio aéreo de Norte a Sur en septiembre del 2008 y en abril pasado el mismo piloto había transportado otra carga de narcóticos hacia Bahamas.

El capitán de la aeronave reconoció que habían despegado del aeropuerto "Boscobel" en Jamaica, con destino a Congo Town (Isla Andros) en Bahamas, sin establecer plan de vuelo, ni comunicación con dependencia alguna de los servicios de tránsito aéreo.

Manifestó además que la operación fue concebida en Jamaica por dos ciudadanos, que le pagarían 45 mil dólares por transportar la droga hasta un punto en el mar entre Cuba y Bahamas a unas 40 millas al sureste de Isla Andros, donde sería "bombardeada" y luego recogida por tripulantes de una lancha rápida para trasladarla hacia esa isla y desde ahí a Estados Unidos.

Al afrontar las fallas técnicas, los narcotraficantes lanzaron la droga a tierra antes de aterrizar para tratar de borrar las huellas del delito, lo cual fue presenciado por varios pobladores de los territorios sobrevolados.

A los peligros y riesgos potenciales para provocar una catástrofe aérea al realizar tal itinerario, sin plan de vuelo ni comunicaciones, en una aeronave con desperfectos técnicos y violando el espacio aéreo del país, se suma que en el examen de las muestras de fluido de dos de los detenidos se confirmó la presencia de marihuana y cocaína.

Alertas y coordinados

Con frecuencia se reconoce la efectividad y fortaleza cubanas por el alto nivel de concertación y cooperación entre los factores de la sociedad que intervienen en el enfrentamiento del tráfico de drogas. Por eso la respuesta que tuvo el caso de la avioneta capturada el pasado 5 de julio no es una excepción.

A las 7:28 horas, la Capitanía del Puerto de Manzanillo, Granma, conoció sobre la violación de nuestro espacio aéreo por la aeronave sospechosa. De inmediato se alertó al sistema de exploración, lo que permitió que minutos después colaboradores de Tropas Guardafronteras avistaran el medio aéreo, en la zona de Barraca Honda, en Pilón, con rumbo sur.

A las 8:15 horas, los tripulantes de una embarcación de un Combinado Pesquero camagüeyano, informaron haberla observado a 15 millas de la costa en dirección a Santa Cruz del Sur. A las 8:26 horas la Región Militar agramontina tenía noticias de que había sobrevolado la zona de Caimito, en Guáimaro, donde pobladores vieron el lanzamiento de tres bultos.

El Destacamento de TGF de Camagüey comunicó a las 8:40 horas que la aeronave aterrizaba en el aeropuerto de Playa Santa Lucía, en Nuevitas, y sus tres tripulantes eran detenidos por autoridades del MININT en la provincia.

Un equipo multidisciplinario inspeccionó la avioneta con el empleo de técnica canina de droga y explosivo, con resultados positivos, y en las revisiones realizadas tanto en tierra como en el litoral se aseguraron los 13 bultos "bombardeados" por los narcotraficantes.

En pocas horas la acción concertada del sistema de exploración, con el empleo de fuerzas profesionales y populares, había librado una importante batalla por la vida de posibles víctimas cubanas y de los miles de norteamericanos que iban a ser destinatarios de la yerba fatal.

Por diferentes fuentes se maneja que en ese país se producen anualmente alrededor de 180 toneladas de marihuana, cifra que se ha triplicado en los últimos años, hasta convertirse en el principal productor de ese narcótico en el Caribe, área geográfica que sigue imponiendo graves desafíos a sus habitantes no solo por el incremento de la producción, el tráfico y el consumo de drogas, sino por los altos índices de criminalidad que se le asocian.

Cuba vive en ese contexto, cada vez más interconectada con sus hermanos caribeños y latinoamericanos, y no escapa a las amenazas que se multiplican desde todas direcciones por el agravamiento mundial del flagelo de las drogas.

Los vuelos y bombardeos de yerbas siguen siendo un negocio peligroso, como cualquier delito asociado a los narcóticos, que en el caso de Cuba reciben sanciones severas, por la gravedad de su impacto.

Por 45 mil dólares, tres seres humanos del siglo XXI ponen en riesgo el tráfico aéreo internacional, violan la soberanía de un país al irrumpir sin permiso en su espacio aéreo, dejan caer en su territorio casi media tonelada de marihuana, que tenía como objetivo hacer dinero mediante el envenenamiento de jóvenes de otras partes del mundo. Los tres detenidos tendrán que responder ante nuestros tribunales por sus delitos. (Cubaminrex-Granma)

 


 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster