CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Patrimonio

El proceso de nacionalización en Cuba: La Ley No. 851 del 6 de julio de 1960

“Y con nosotros han votado también los delegados del congreso de juventudes, (…) porque el problema de Cuba no es solo el problema de Cuba; el problema de Cuba es hoy el problema de toda la América Latina, (…) por eso ellos tienen derecho aquí también a votar, y porque, además, cada uno de estos centrales que antes eran de la Atlántica, de la United, de la tal y más cual company, se llamarán desde ahora, llevará cada uno de ellos el nombre de una república hermana de América Latina”[1]
                                                                                                                                             Fidel Castro Ruz

El 1ro de enero de 1959, con el triunfo de la Revolución Cubana, comenzó una nueva etapa de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba que culminó en la ruptura de las relaciones diplomáticas y consulares, el 3 de enero de 1961. Durante este período las tensiones entre los dos países fueron acrecentándose en la medida que se promulgaban medidas populares por el gobierno revolucionario, que rompían con la estructura de poder establecida desde el comienzo de la República Neocolonial, el 20 de mayo de 1902.
La primera ley de Reforma Agraria del 17 de mayo de 1959, expropió el latifundio, proscribió la tenencia extranjera de la tierra, entregó la propiedad de ésta a quien la trabajaba, y socializó áreas cultivables, lo que conllevó a que las divergencias políticas e ideológicas entre los dos Estados se afianzaran aun más. A ésta ley le siguió la Ley No. 851, del 6 de julio de 1960 que estableció la forma y modo de indemnizar el valor de las propiedades de personas naturales o jurídicas nacionales de los Estados Unidos de América que fueran objeto de nacionalización.
El proceso de nacionalización de las propiedades extranjeras se aceleró como consecuencia de la política hostil del gobierno norteamericano que, en consonancia con las empresas petroleras propietarias de las refinerías, a comienzos de junio de 1960, informaron que no enviarían más petróleo a Cuba y prohibieron a sus refinerías en la Isla que procesaran el petróleo proveniente de otros mercados, no obstante que la Ley cubana de Minerales y Combustibles vigente desde el 9 de mayo de 1938 establecía la obligatoriedad de esas empresas de procesar el petróleo crudo que el Estado le suministrara.[2]
Adicionalmente, el 24 de junio de 1960, el presidente de los Estados Unidos, Ike Eisenhower, solicitó al Congreso norteamericano el poder discrecional para cortar la cuota de importación de azúcar a Cuba lo que se hizo efectivo el 6 de julio de 1960. Por esta medida, cancelaron 700 mil toneladas pendientes de la cuota de 1960, privando así al gobierno cubano de su principal fuente de ingresos por exportaciones que le permitía, en gran medida, indemnizar a los que se les habían nacionalizado sus propiedades.
El archivo central del Minrex conserva entre sus fondos históricos, una copia de la nota que enviara la Cancillería al embajador de los Estados Unidos de América en Cuba, Philip W. Bonsal, con fecha 10 de agosto de 1960, en respuesta a la suya del 16 de julio del mismo año. En la respuesta cubana se hace un análisis objetivo de la potestad jurídica de la ley No. 851, y se refiere a la misma como un acto de soberanía nacional ejecutado por el órgano constitucional competente, en virtud de su facultad constituyente y legislativa.

 

 

Pie de ilustración: Copia de una nota enviada por la Cancillería a Philip W. Bonsal, embajador extraordinario y plenipotenciario de los Estados Unidos de América en Cuba, con fecha 10 de agosto de 1960, donde se exponen las razones de Cuba para aprobar la Ley No. 851, promulgada por el Consejo de Ministros del Gobierno de la República de Cuba el 6 de julio de 1960.
Fuente: Fondos del Archivo Central del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba.
(Cubaminrex-Dirección de Gestión Documental)


[1] Fragmentos del discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, ministro del gobierno revolucionario, en el acto de clausura del Primer Congreso Latinoamericano de Juventudes el 6 de agosto de 1960. En: www.cuba.cu. Consultado el 27 de agosto de 2012.

[2] Aguilar, Alejandro. La indemnización por nacionalizaciones. Tomado de: www.cubavs.bloqueo.cu. Consultado el 27 de agosto de 2012.

 

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster