CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Patrimonio

Enfrentamiento de los estudiantes revolucionarios universitarios a la dictadura de Fulgencio Batista Zaldívar

 

En la madrugada del 10 de marzo de 1952 se produce el golpe de Estado al gobierno constitucional del presidente Carlos Prío Socarras quien provenía de las filas del Partido Revolucionario Cubano Auténtico, por el Coronel Fulgencio Batista Zaldívar y un grupo de militares que tomaron el estratégico Cuartel de Columbia, por su ubicación en la ciudad de La Habana que les permitía controlar el movimiento de las tropas terrestres y aérea del país desde la Capital.

Este personaje tenía negativos antecedentes en la vida política de Cuba desde 1933, los cuales a su vez  eran un buen aval como el candidato apropiado para presidente de la República con una dictadura militar que apoyara el proyecto que el gobierno de los Estados Unidos tenía diseñado  para tratar de contener los reclamos de la clase obrera contra los  atropellos de la oligarquía nacional que estaba íntimamente vinculada con los intereses norteamericanos establecidos en el país.

En horas de la mañana del mismo 10 de marzo, el presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), Álvaro Barba Machado acompañado de otros estudiantes se presenta en el Palacio Presidencial para comunicarle a Carlos Prío Socarras, que la organización estudiantil universitaria estaba en disposición de respaldarlo en aras de defender la Constitución  y las leyes violadas; y que esperaban  recibir armas para combatir desde la Universidad, donde se había concentrado en la plaza Cadenas una gran cantidad de estudiantes y personas con inquietudes políticas, a las tropas golpistas. Al regreso del grupo del Palacio Presidencial al recinto universitario, José Antonio Echeverría Bianchi ya se había incorporado; pero sólo había obtenido del presidente de la República la hipócrita promesa que recibirían las armas.

En medio de la confusa situación que se vivía en Cuba en los primeros días después del  Golpe militar, se presentaron en la Colina universitaria varios personajes de mala o dudosa reputación política, como Rolando Masferrer Rojas, Valentín González González y Facundo Pomar, enviado este último por el dirigente obrero Eusebio Mujal Barniol, los cuales trataban de infiltrarse entre las filas de estudiantes y algunos obreros para no quedar aislados hasta tanto no se definiera el futuro inmediato del gobierno país. Finalmente, todos estos oportunistas sin escrúpulos se plegaron a Batista, así como los partidos políticos que gradualmente tomaron igual actitud.

La Universidad comienza a fortalecerse políticamente al estar representadas todas las asociaciones de las distintas escuelas y su dirección superior, la FEU; que en esos momentos reunían a los jóvenes de más puros ideales que expresaban su oposición a la Dictadura batistiana. Se emplazaron en la Colina una considerable cantidad de jóvenes en un gesto de patriotismo, que precisa a los golpistas a concentrar una gran cantidad de sus tropas y armamentos para rodearla, dejándola sitiada, pero sin poder impedir que la FEU mantuviera el contacto con el exterior e informara al pueblo por medio de altoparlantes sobre la situación  que se vivía en el país. Al mismo tiempo, la FEU  solicitó al Consejo Universitario la suspensión indefinida de las clases, hasta tanto el gobierno no restableciera las garantías constitucionales.

El trabajo político de la FEU además, se dirige a lograr aglutinar a los estudiantes de la Enseñanza Media, Escuelas Normales, de Artes y Oficios y algunas más. Con la elección de José Antonio Echeverría Bianchi como presidente la organización estudiantil universitaria se convierte en un fuerte bastión de lucha para el derrocamiento de la dictadura de Batista. En 1956, se crea el Directorio Revolucionario que se une al Movimiento 26 de Julio en el histórico encuentro entre Fidel Castro Ruz y José Antonio Echeverría Bianchi, el 30 de agosto con la firma de un documento que sella la alianza estudiantil-obrera en la lucha contra la dictadura batistiana, la Carta de México

La condición de fuerte componente de la unión de estos dos factores en la lucha armada revolucionaria,  se manifiesta en la participación en los preparativos de dos grupos: uno responsable de la acción militar del Asalto al Palacio Presidencial y ajusticiar al Tirano y otro que tomaría la estación Radio Reloj, e informaría al pueblo de Cuba de este importante hecho. Posteriormente, terminada la alocución el segundo grupo se trasladaría hacia la Colina para reunirse con otros compañeros y formar un Cuartel General para impartir en los primeros momentos las orientaciones pertinentes; acciones que fracasaron por diversos motivos.

Con la muerte de José Antonio Echeverría Bianchi en un enfrentamiento con la policía batistiana durante el recorrido desde la emisora radial a la Universidad, el 13 de marzo de 1957, la presidencia de la FEU la asume Fructuoso Rodríguez Pérez.

Los miembros del Directorio Revolucionario, después de esta fecha, tuvieron que pasar a la clandestinidad y ocultarse en diferentes lugares, mientras que los sicarios de la dictadura batistiana enloquecidos por los recientes acontecimientos hacían todo tipo de atrocidades para conocer el paradero de los jóvenes. Sólo a treinta y nueve días, el 20 de abril, por la delación de un traidor son localizados por el sanguinario Esteban Ventura Novo en el edificio de la calle Humbolt 7, donde son masacrados Fructuoso Rodríguez Pérez, José Machado Rodríguez, Juan Pedro Carbó Serviá y Joe Westbrook, mientras trataban de evadir a sus perseguidores.

La lucha estudiantil de los revolucionarios universitarios contra el régimen dictatorial, a pesar de haberse perdido varios de sus valiosos dirigentes continuó, hasta el triunfo de la Revolución el 1 de enero de 1959.

No es posible citar, en un breve trabajo de recordatorio de esta epopéyico etapa de las luchas del pueblo cubano por la soberanía nacional, los nombres de los jóvenes estudiantes revolucionarios universitarios que participaron y a la vez poder describir en toda su magnitud las múltiples y valerosas acciones cumplidas por ellos en el transcurso de siete años contra la sanguinaria dictadura batistiana.  

 

Pie de ilustración:
1. Foto de una manifestación en que participa  José Antonio Echeverría Bianchi, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y otros dirigentes estudiantiles, entre 1955 y 1957.
2. Foto del líder estudiantil universitario Fructuoso Rodríguez Pérez, posteriormente presidente de la FEU, en el momento que se dirigía a los estudiantes revolucionarios, durante una actividad de información pública, entre 1955 y 1957.
Fuente:Fondos Documentales del Archivo Central, Dirección de Gestión Documental, Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba. 

(Cubaminrex- Dirección de Gestión Documental)

 

 

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster