CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Patrimonio

La Primera Declaración de La Habana: Responde el Pueblo Cubano a la Organización de Estados Americanos (OEA)

Entre el 22 y el 29 de agosto de 1960, se celebró en la ciudad de San José, en Costa Rica, la VII Conferencia de Cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) donde se emitió un documento conocido con el nombre de Declaración de San José de Costa Rica, que entre sus enunciados, está la expulsión de Cuba de la membresía de esa organización. En esta reunión, Raúl Roa García, Canciller de la Dignidad, con la firmeza y la fuerza que caracterizara a su discurso revolucionario rebatió esta farsa dirigida a aislar políticamente a Cuba en el ámbito regional.
Por su parte, la máxima autoridad del gobierno de la Isla había planificado para el viernes 2 de septiembre de 1960, un masivo acto en la Plaza Cívica (actual Plaza de la Revolución), con el objetivo de informar públicamente el acuerdo de la Asamblea General del Pueblo, mediante el voto popular y democrático debía aprobar varias propuestas hechas por el líder de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz.
La última propuesta hecha, para someter a votación popular, como respuesta a la Declaración de San José de Costa Rica, fue la Declaración de La Habana que recoge en nueve puntos los problemas más importantes de América Latina, según lo acordado por la Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba, que se relacionan extractadamente:

  1. Condena totalmente la denominada “Declaración de San José de Costa Rica” elaborado por el imperialismo norteamericano violatoria de la autodeterminación nacional, la soberanía y la dignidad de los pueblos latinoamericanos.
  2. Condena la intervención que durante más de un siglo ha ejercido el imperialismo norteamericano sobre todos los pueblos de América Latina con significativas pérdidas de ricos territorios y algunos de importancia estratégica, todo lo cual conspira contra la solidaridad de esos pueblos.
  3. Rechazo el intento de preservar la Doctrina Monroe utilizada hasta ahora, como lo previera José Martí, “para extender el dominio en América”. Por tanto, se proclama el latino americanismo y la extensión de la amistad hacia el pueblo norteamericano y se reafirma la voluntad de marchar con todo el mundo y no con una parte de él.
  4. Se declara, que la ayuda espontánea de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) a Cuba, en el caso de que ésta fuera atacada por fuerzas militares imperialistas, no podrá ser nunca considerada como un acto de intromisión sino de solidaridad y ayuda ante un inminente ataque del Pentágono. Asimismo, se declara ante América y el mundo, que se acepta y agradece el apoyo de los cohetes de la URSS, si el territorio nacional fuera invadido por fuerzas militares de los Estados Unidos.
  5. Total negación a que se haya pretendido por parte de la URSS y la República Popular China (RPCH)  “utilizar la posición económica, política y social de Cuba… para quebrantar  la unidad continental y poner en peligro la unidad del hemisferio”. Al tiempo que se condena la política de aislamiento y hostilidad hacia estos dos países, exaltada por los Estados Unidos e impuesta por éste a los gobiernos de América Latina y la conducta guerrerista y agresiva del gobierno norteamericano, así como su sistemática negativa al ingreso de China a la Organización de las Naciones Unidas (ONU); Cuba  ratifica la política de amistad con todos los pueblos del mundo, reafirma su propósito de establecer relaciones diplomáticas con todos los países socialistas y además, se acuerda establecerlas con la RPCH y se rescinden las relaciones con el régimen títere de Formosa.
  6. Reafirmación, de la convicción de expresar el sentir de los pueblos latinoamericanos, que la democracia no es compatible con la oligarquía financiera, con la discriminación de los negros, persecución de toda persona de cualquier sector social o profesión que expresara su  inquietud por el bien de la humanidad que no estuviera en línea con la política del gobierno norteamericano, la defensa de los derechos civiles o por su simpatía por las ideas comunistas. La democracia, además, sólo existirá en América Latina cuando los pueblos sean realmente libres para escoger, cuando los humildes no estén reducidos a la más deplorable impotencia a causa del hambre, la desigualdad social, el analfabetismo y los sistemas jurídicos. Se condena la explotación del hombre por el hombre y la explotación de los países subdesarrollados por el capital financiero imperialista.
  7. Se demanda: el deber de los ciudadanos explotados de cualquier raza, sexo y categoría social, a luchar por sus reivindicaciones económicas, políticas y sociales; el deber de cada pueblo a la solidaridad con todos los pueblos oprimidos, colonizados, explotados o agredidos de cualquier parte del mundo.
  8. Reafirmación, de su confianza en que Latinoamérica marchará pronto, unida y vencedora, libre de ataduras que convierten sus economías en riqueza cedida al imperialismo norteamericano y que le impiden hacer oír su verdadera voz en las reuniones donde Cancilleres amaestrados hacen de coro denigrante al amo despótico. A la vez que ratifica su decisión  de trabajar por ese común destino  latinoamericano y la lucha por una América Latina liberada.
  9. Finaliza, con el dictamen que esta declaración será conocida con el nombre de “Declaración de La Habana”.

El Archivo Central del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba posee entre sus fondos el folleto “Obra Revolucionaria” de fecha 6 de septiembre de 1960, que contiene los acuerdos de la Asamblea General del Pueblo donde se aprobó la Primera Declaración de La Habana.

Fuente: Fondos del Archivo Central del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba.

 

Pie de ilustración: Folleto “Obra Revolucionaria” de fecha 6 de septiembre de 1960 que contiene los acuerdos de la Asamblea General del Pueblo donde se aprobó la Primera Declaración de La Habana.

(Cubaminrex/Gestión Documental)

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster