CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex  

Patrimonio

Presión del Gobierno de los Estados Unidos para poner en práctica lo determinado en el artículo VII de la Enmienda Platt (Segunda Parte)

“No debemos, no, renunciar ni abandonar nuestros puestos, sino defender los derechos del pueblo, hasta sacarlos incólumes o sucumbir en el puesto en donde nos ha colocado este.”
                                                                                                                                                                                                                                                                            Salvador Cisneros Betancourt[1]

La ocupación militar norteamericana desde su inicio, el 1ro de enero de 1899, tuvo la oposición del pueblo cubano, que apreciaba cómo las instituciones que se habían construido durante  la lucha independentista desde 1868: la República de Cuba en Armas, la Constitución, la Asamblea de Representantes, el Consejo de Gobierno y el Ejército Libertador, habían sido ignoradas y sustituidas por el Gobierno Militar a cargo del Mayor General John R. Brooke, quien desde ese día quedó investido de todas las facultades gubernamentales ejercidas hasta entonces por España.
La imposición de la Enmienda Platt fue el disparo letal que fulminó toda esperanza del pueblo cubano de ver realizados sus esfuerzos y sacrificios por alcanzar la independencia. Los posteriores tratados que se firmaron entre los gobiernos de los Estados Unidos y de Cuba, paulatinamente fueron atando aún más las condiciones de dependencia política, económica, social y militar de la Isla al poderoso vecino del norte.
Si bien desde el inicio de la República Neocolonial los jefes del gobierno cubano cedieron ante las presiones de los Estados Unidos para hacer valer sus intereses imperiales, hubo temas en los cuales, aunque el resultado final de la negociación no varió de esta norma, sí se formularon respuestas enérgicas y dignas por parte de las autoridades cubanas. Tal es el caso de la réplica que emitió Carlos de Zaldo, secretario de estado de la República de Cuba, a la nota verbal del 29 de abril de 1903, a él dirigida, por el enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de los Estados Unidos de América en Cuba, Hebert C. Squiers; que forma parte de los fondos del Archivo Central del Minrex.
En la nota de referencia el jefe de la diplomacia cubana, con un lenguaje certero, sin adornos ni adulaciones de ningún tipo, con argumentos sólidos, defiende el derecho del Senado cubano de tomarse el tiempo necesario para deliberar sobre un asunto tan trascendental como es la concesión de partes del territorio cubano, para establecer en ellas bases navales y carboneras extranjeras, y señaló también la oposición que hubo en el seno de la Convención Constituyente a la aceptación de la Enmienda Platt.

 

 

 

Pie de ilustración: Nota fecha 9 de mayo de 1903 enviada por el Secretario de Estado de Cuba, Carlos de Zaldo, al enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de los Estados Unidos de América en Cuba, Herbert C. Squiers, en respuesta a la nota enviada por este último el 20 de abril de 1903.
Fuente: Fondos del Archivo Central de Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de  Cuba.

(Cubaminrex-Dirección de Gestión Documental)


[1] Fragmento del voto particular contra la Enmienda Platt realizado por Salvador Cisneros Betancourt en la Asamblea Constituyente el 12 de junio de 1903. Pichardo, Hortensia. Documentos para la Historia de Cuba. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1973, t. II, p. 124

 

 

<< Atrás

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al WebmasterEscribir al Webmaster