CubaMinrex. Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

  English   RSS Cubaminrex Recomendar esta página


 
 
 
 
 
DOCUMENTOS DE INTERÉS
 
SITIOS RELACIONADOS:
 
 

Sitio oficial de Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información




Intervención del Comandante de la Revolución y Ministro de la Informática y las Comunicaciones, Ramiro Valdés Menéndez en el Panel de Alto Nivel “Políticas Nacionales TICs por el desarrollo y la soberanía” en ocasión de la “XIII Convención y Feria Informática 2009” el 11 de febrero del 2009.

Estimado señor doctor Hamadoun Touré, Secretario General de la Unión Internacional de Telecomunicaciones,

Estimados dirigentes de organizaciones internacionales,

Estimados Ministros y Altos Funcionarios de Gobiernos en el Área de la Informáticas y las Comunicaciones,

Estimados científicos, especialistas y empresarios,

Embajadores y miembros del Cuerpo Diplomático,

Compañeras y compañeros

El tema que nos congrega en Informática 2009 es la importancia de las tecnologías de la informática y las comunicaciones en el desarrollo y la soberanía de nuestros pueblos. Para marchar adelante es preciso contar con un desarrollo sostenible y sustentable en el campo de nuestra atención, las llamadas TICs.

Dramáticos cambios han sucedido en el mundo desde cuando hace dos años fue inaugurada la edición de Informática 2007. El mundo está atravesando por un período de crisis económica que no ha tocado fondo y cuya profundidad, extensión y duración aún no es posible definir. Lo que si ya sabemos es que esta etapa de la crisis de hoy ha estado en desarrollo prácticamente desde que nos reunimos la vez anterior, germinada en Estados Unidos por la avaricia, la codicia y la deshonestidad de los apocalípticos jinetes de la industria financiera radicados en Wall Street y la criminal desidia de los líderes de ese país, más interesados en defender las concepciones ideológicas del libre mercado que en proteger el bienestar y los medios de subsistencia de sus ciudadanos trabajadores.

Los efectos de la crisis se empiezan a sentir en todas las regiones del mundo. Surge la conciencia de que nos enfrentamos a una situación solamente comparable a la sufrida con la Gran Depresión que se abatió sobre el mundo en los años 30 del pasado siglo.

Antes, como ahora, la crisis también tuvo su origen en las casas bancarias de Wall Street. Hoy suman ya decenas de millones los desempleados, millones de familias han perdido o corren el peligro de perder sus viviendas, mientras los caballeros de industria de Wall Street de forma desvergonzada añaden a su peculio miles de millones de dólares como bonificación por el trabajo realizado.

Si la Historia algo enseña es que las consecuencias negativas de esta situación se harán recaer sobre las espaldas de los trabajadores de los países capitalistas desarrollados y sobre los pueblos del Tercer Mundo.

Añádase el negativo impacto de la continuación de las guerras imperiales de castigo en lo que el anterior mandatario de Estados Unidos calificó como “oscuros rincones del mundo” para “cambiar regímenes” que no gozan del favor del poder imperial o para perseguir elusivos terroristas, pero que en realidad se traducen en la muerte indiscriminada de decenas y decenas de miles de inocentes niños, mujeres y hombres de la población civil que estaban en el lugar y en el momento equivocado cuando se intentaba dar caza a algún terrorista, sin contar con la destrucción masiva de bienes materiales y sus consecuencias de hambre, miseria y sufrimientos para la población y la afectación al futuro desarrollo de esos países.

Estos hechos son una clarinada que llama a redoblar los esfuerzos hacia el cumplimento de las tareas que en beneficio del desarrollo material y espiritual y la consecución de la seguridad y el ejercicio efectivo de la soberanía de nuestros pueblos deben cumplir las tecnologías de la informática y las comunicaciones.

El evento que hoy nos congrega tiene lugar cuando alcanzar esos objetivos se convierte en tarea apremiante que reclama del trabajo conjunto, de la unión de voluntades y capacidades, de acometer proyectos comunes; en fin, de la integración plena de nuestras iniciativas, de nuestros recursos materiales y de políticas encaminadas a garantizar el desarrollo pleno de nuestras naciones.

Las palabras escritas por José Martí hace más de un siglo, adquieren hoy visionaria actualidad: ¡Los árboles han de ponerse en fila para que no pase el gigante de las siete leguas!”.

Y para alcanzar estas metas, es ineludible apropiarnos y dominar las tecnologías, garantizar la seguridad y la invulnerabilidad de nuestras redes de comunicación, emplear las tecnologías, estándares y aplicaciones informáticas de código abierto. A su vez, es necesario acompañarlo con un trabajo sostenido en la gestión del conocimiento y de desarrollo del capital humano, que nos permita el avance arrollador de la investigación, del desarrollo y de las innovaciones científicas y tecnológicas propias.

Estas acciones deben estar enmarcadas en la consolidación de alianzas estratégicas internacionales con aquellos países instituciones y empresas que se orientan en esa misma dirección.

Para nuestros países latinoamericanos y caribeños, el ALBA (Alianza Bolivariana para América Latina) constituye ya un ejemplo de la materialización de la integración real y efectiva de pueblos que tenemos un origen y un destino común y una tarea histórica por delante para lograr la plena y verdadera independencia que nos permita explotar la capacidad de nuestras riquezas humanas y materiales y actuar con voz propia en el concierto de naciones, tal como lo soñaron Bolívar y Martí y Fidel ha luchado toda la vida.

El Ministerio de la Informática y las Comunicaciones, como rector y regulador de las infocomunicaciones cubanas, ha elaborado una Estrategia de Desarrollo para el quinquenio del 2007 al 2012. En la actual Feria se están presentando 23 proyectos cubanos que constituyen una muestro de los avances logrados por Cuba en este período.

Un criterio irrevocable para lograr estos resultados es que la infraestructura de telecomunicaciones de Cuba evolucione en su tecnología hacia una mayor estabilidad y seguridad de las redes y que extienda la penetración y sistemáticamente aumente la calidad y diversidad de los servicios.

En este devenir y en la búsqueda de nuevas tecnologías, estaremos siempre alerta para cerrar el camino y expulsar de nuestras acciones al lobo consumista disfrazado con la piel de oveja de las nuevas tecnologías, a fin de poder descartar aquellas cuyo único resultado sería el despilfarro de nuestros recursos y la sujeción a tecnologías que entorpezcan el desarrollo del país y limiten su soberanía.

En resumen, la soberanía tecnológica que propugnamos implica la apropiación y dominio de las tecnologías; trabajar por la seguridad e invulnerabilidad de las redes de telecomunicaciones; el empleo de tecnologías abiertas y programas de estándares y aplicaciones informáticas de código abierto; capacidades propias para el fomento de la investigación, el desarrollo y la innovación; profundizar nuestros conocimientos y el desarrollo de la formación de científicos y técnicos en universidades, politécnicos y otros centros de capacitación como los Joven Clubs, y las alianzas estratégicas que nos coloquen al alcance de tecnologías y conocimientos de una forma integral y con respeto y beneficio recíprocos.

En este empeño trabajamos en el proyecto y construcción de un cable submarino de fibra óptica con enlace Venezuela-Jamaica-Cuba. Desde los dos primeros se logrará conectividad a través de terceros sistemas de cable que nos enlazará con el resto del mundo. Será un eslabón fundamental de la infraestructura de las telecomunicaciones internacionales cubanas para el tráfico de voz, datos e imagen, que romperá la actual dependencia del tránsito exclusivamente a través de satélites a lo cual nos obliga las acciones de bloqueo económico y comercial que ha impuesto el gobierno de Estados Unidos hacia Cuba por cerca de medio siglo y que se extienden al intento de sofocar o dominar las capacidades de comunicación de Cuba con el resto del mundo.

Una vez en operación, significará una notable mejoría en la calidad del servicio al introducir adelantos tecnológicos en la transmisión y la multiplexación de canales y la disminución de su costo en la medida en que se incremente el tráfico por esa vía. Representará un fortalecimiento de la estabilidad y seguridad de nuestras comunicaciones y de la soberanía e independencia nacionales. Más recientemente, hemos acordado con Rusia nuevos enlaces por satélites.

Estas acciones permitirán ampliar en Cuba los servicios de acceso y empleo a la Internet, manteniendo el principio de priorizar la utilización de carácter social de ese instrumento por encima de los modelos consumistas que no resultan en beneficio de la ciudadanía.

El país tiene proyectado y está avanzando hacia el empleo de plataformas y estándares abiertos, primero en los organismos de la administración central del estado y posteriormente en la industria electrónica.

También se refuerza el trabajo en el perfeccionamiento de la informatización de la sociedad con lo cual, entre otros logros, se agilizarán las gestiones administrativas que deben realizar los ciudadanos.

En tal sentido se trabaja para desarrollar las posibilidades del comercio electrónico.

En el campo del crecimiento y desarrollo, tecnológico de las redes de acceso fijas e inalámbricas, trabajamos por incrementar la calidad, cantidad y diversidad de los servicios. En cuanto a las inalámbricas nos orientamos a la selección tecnológica para contratar y desplegar en el país la tecnología de tercera generación.

En Cuba, no solo el Ministerio de la Informática y las Comunicaciones, sino organismos gubernamentales, instituciones de investigación y centros de estudios de diversos niveles, dedican esfuerzos al estudio y aplicación de los conceptos de la gestión del conocimiento. Dominar el proceso en las condiciones de la producción de “alta tecnología” es en Cuba una tarea urgente en función de la escala de su economía y del peso que esa producción tendrá en nuestras exportaciones.

El carácter socialista de nuestra sociedad facilita en gran medida este objetivo, pero hay muchas cuestiones prácticas que resolver y exigen estudio y soluciones tecnológicas y de organización de la producción, entre otras.

El actual sistema de propiedad intelectual tiene su base fundamental en el registro de marcas comerciales para defender en primer lugar las inversiones de las grandes empresas transnacionales. Pero es necesario tener en cuenta que una creación científica tiene en su base el acervo cultural, científico y tecnológico que durante siglos se ha acumulado, que es un patrimonio humano y no privado. Muy frecuentemente un producto, una invención, un descubrimiento científico lleva en si muchas piezas de conocimiento que pueden estar registradas como propiedad intelectual exclusiva, lo que provoca transacciones costosas y procesos de negociación dilatados y obstaculiza su aporte al desarrollo económico y al bienestar social de la humanidad.

Los efectos que los cambios climáticos a nivel mundial, especialmente, el calentamiento global producido por las emanaciones de los combustibles fósiles, y que provocan fenómenos meteorológicos cada vez más severos, plantean también retos a las tecnologías de la informática y las comunicaciones en Cuba. Hace más de tres lustros, el 12 de junio de 1992, al intervenir en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, Fidel Castro alertaba sobre el riego de desaparición de la vida en este planeta expresando: Es necesario señalar que las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destrucción del medio ambiente… han saturado la atmósfera de gases que alteran las condiciones climáticas con efectos catastróficos que ya empezamos a padecer”.

Hoy esa advertencia es una dura realidad. Los efectos del calentamiento global se materializan en prolongadas sequías, inundaciones severas, ciclones de gran intensidad que provocan numerosas victimas y cuantiosas pérdidas nacionales.

El Ministerio de la Informática y las Comunicaciones de Cuba se integra dentro de la Defensa Civil, fortaleciendo las infocomunicaciones con el propósito de perfeccionar un sistema que garantice la actividad de dirección en todas las etapas del ciclo de reducción de desastres, la alerta temprana y la orientación oportuna a la población. Se trabaja en la reducción de la vulnerabilidad y la ampliación de los servicios con el empleo de comunicaciones móviles, satelitales y de transmisión de voz, datos e imágenes. El triple golpe de los huracanes Gustav, Ike y Paloma en el 2008 sirvió de experiencia práctica para probar la efectividad de la participación del MIC en esas tareas.

Queremos expresar en esta oportunidad el agradecimiento del pueblo y del gobierno de Cuba por la ayuda solidaria, desinteresada y de verdadero sentido humanitario que recibimos de los países y gobiernos de todo el mundo para restañar y aliviar los daños sufridos a causa de esos fenómenos meteorológicos.

Las producciones de las TICs se desarrollan impetuosamente. Es necesario mantener una vigilancia constante y activa sobre la evolución de este sector cuyas fronteras avanzan día a día. La nanotecnología y la mecatrónica constituyen hoy las últimas fronteras. En Cuba seguimos de cerca los avances que se producen en estas ramas de las TICs a nivel mundial, como parte del programa que lleva a cabo el Centro de Estudios Avanzados, con un enfoque responsable que incluye la vigilancia y estudio de sus potenciales peligros, especialmente en el caso de la nanotecnología.

Otro peligro tenemos que enfrentar en la defensas de la soberanía y la independencia: el propósito del imperio norteamericano de, al decir de Zbignew Brzezinstki –quien fuera cercano consejero sobre política exterior durante la campaña electoral del presidente de Estados Unidos,– promover la dominación cultural mediante la “hegemonía sobre las comunicaciones globales, las diversiones populares y la cultura de masas”.

Este enfoque está recogido en la “Doctrina Conjunta de Operaciones de Información del Departamento de Defensa” de los Estados Unidos de 2006 según la cual las Fuerzas Armadas de ese país deben mantener “la superioridad de información… para influir, interrumpir, corromper o usurpar las decisiones de los adversarios humanos y automáticos para proteger las nuestras “
En este contexto y en la medida que las tecnologías de la informática y las comunicaciones van teniendo un mayor papel en la vida económica y social de los países, el tema de la seguridad de las infocomunicaciones se torna cada vez más importante.

Las ciberamenazas son cada vez más sofisticadas. Desde el correo electrónico no deseado hasta los programas malignos que realizan robos de identidad y de dinero, hasta ataques coordinados en gran escala que utilizan la red para destrozar la reputación comercial de una empresa o inhabilitar la infraestructura esencial de un Estado. Ningún país está seguro, los ciberdelincuentes atacan cuando quieren y sin dejar rastro.

Por ello, este tipo de amenaza debe combatirse a escala global, de manera mancomunada y mediante mecanismos multilaterales en los que todos los países, grandes y pequeños, ricos y pobres y de mayor o menor nivel de desarrollo tecnológico, puedan participar en pie de igualdad.
En este sentido es necesario recordar que durante la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, los Jefes de Estado y de Gobierno reconocieron esta amenaza, y encomendaron a la UIT la implementación de la Línea de Acción C5 denominada: “Creación de confianza y seguridad en la utilización de las TIC".

Además, la UIT ha lanzado otras iniciativas como la “Agenda sobre Ciberseguridad Global” y el “Programa para la protección de la infancia en línea".

Apoyamos estas iniciativas de la UIT, y brindamos nuestra colaboración en el desarrollo de las mismas.

Estoy seguro que los intercambios de ideas y experiencias que están teniendo lugar en Informática 2009 nos impulsarán en el desarrollo de las tecnologías de la informática y las comunicaciones y que venceremos los retos y las dificultades a que nos enfrentamos para avanzar también en la defensa de la soberanía y la independencia.

Les reitero la bienvenida a tierras cubanas. Les agradezco su presencia y activa participación en el evento. Hemos procurado que disfruten de la hospitalidad que merecen y nos honra ofrecerles y es también parte de nuestra contribución al éxito de los trabajos que aquí se desarrollan.

Muchas gracias.



 


 

Transcripción del Foro
 
t
 
t
 
 
 
t
 
 

 

 

Copyright © Ministerio de Relaciones Exteriores

Escribir al Webmaster Escribir al Webmaster